miércoles, 12 de enero de 2011

La Haya entre alegatos de Nicaragua y Costa Rica

Managua.- (PL) Después de oír los alegatos de Nicaragua y Costa Rica, la Corte Internacional de Justicia (CIJ) La Haya, avanzó en la solución del diferendo fronterizo del nicaragüense río San Juan, donde ambos países se encuentran enfrentados.


En presencia de 19 especialistas en materia de litigios limítrofes, Costa Rica expuso a su modo ser invadida militarmente por Nicaragua en los alrededores del San Juan, vía fluvial que en más de una ocasión el Tribunal de La Haya concedió plena soberanía al Gobierno de Managua.

Costa Rica acusó a Nicaragua de dañar parte de su territorio con el dragado del Río y de establecer bases militares en la Isla Calero, porción de tierra formada artificialmente por el lodo arrastrado por varios afluentes costarricenses en el delta del río San Juan.

Luego de la audiencia inicial en la que el Gobierno de San José expuso sus argumentos, le correspondió a Nicaragua la palabra, la que desmintió el informe de su vecino del sur.

De acuerdo con el programa de trabajo conocido por Prensa Latina en Managua, la Corte de Justicia se dispone ahora a interpelar mañana jueves a las dos partes para aclarar o profundizar sobre sus posiciones.

Y aunque no hay nada escrito sobre el plazo que tiene la Corte para decidir si acepta o rechaza las medidas cautelares que pide Costa Rica, ambas partes deberán esperar tres o cuatro semanas de un pronunciamiento del organismo especializado de Naciones Unidas (ONU).

En concreto las autoridades costarricenses exigen el cese de la limpieza del río San Juan y la salida de militares de esa región, donde Nicaragua plantea que están en su territorio en función de la lucha contra el narcotráfico que se mueve impunemente por áreas de la vecina nación centroamericana.

Para los expertos es importante resaltar que lo que se disputa es la soberanía sobre un pequeñísimo territorio de dos kilómetros cuadrados donde Eden Pastora, delegado del presidente nicaragüense, Daniel Ortega, inició el dragado.

En consecuencia, indicaron, que el desenlace de este juicio, ya sea favorable o desfavorable, no debe afectar el objetivo estratégico de Nicaragua de impulsar el dragado a lo largo y ancho de los 200 kilómetros del río San Juan, a lo cual tiene plenos derechos para hacerlo plenamente navegable.

El jefe de Relaciones Públicas del Ejército de Nicaragua, coronel Juan Ramón Morales, expresó a la prensa nacional que resultan condenables las declaraciones ofensivas del canciller tico, René Castro, quien dijo que los nicaragüenses son invasores de pueblos indefensos.

Indicó que debe rechazarse toda pretensión tica de querer aprovechar el desenlace de esta controversia particular en la zona del lago Harbour Head, para limitar los derechos históricos sobre el dragado del Río en toda su extensión.

De acuerdo con documentos históricos, el río San Juan es de soberanía de Nicaragua, ratificado desde hace siglos, y más recientemente por el Laudo Alexander de 1897, cuyos mapas, actas y documentos dan autenticidad plena a los nicaragüenses sobre esa vía fluvial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario