lunes, 8 de noviembre de 2010

Qué es el Terrorismo de Estado en Colombia


Por: Azalea Robles

Saquear, eliminar el descontento, y seguir saqueando.

Para entender la realidad colombiana, muy falsimediatizada, hay que entender dos premisas fundamentales: por un lado una realidad de profunda inequidad social, y correlativamente a ella, conocer de qué manera la respuesta estatal ante las reivindicaciones populares es de terror. La historia de Colombia está definida por el Saqueo de sus recursos: por el Terrorismo de Estado para mantener un status quo de injusticia social. El Estado colombiano facilita el Saqueo de los recursos naturales y humanos de Colombia: es el garante de los intereses de las multinacionales y de la oligarquía. Por ello es asesinado todo aquel que reivindique por justicia social, y son arrasadas poblaciones enteras con la finalidad de vaciar los terrenos de alto interés económico: eliminación sistemática de la reivindicación social, política, económica, ecológica…

Una situación dramática que los mass-media ocultan o falsimediatizan sistemáticamente. Ahora la falsimedia pretende hacer creer que el gobierno de Santos es más moderado, pero nada más lejos de la realidad, sólo 2 datos: en los 75 primeros días de sus mandato han sido asesinados 22 defensores derechos humanos (1), y han sido violados y asesinados 3 niños por el ejército, en lo que se inscribe dentro de las prácticas del Terrorismo de Estado (2). El exterminio contra la oposición, el guerrerismo y el empobrecimiento continúan intensificandose con Santos, como lo demuestran los bombardeos descomunales, las desapariciones forzadas, los encarcelamientos políticos y las Leyes lesivas que auspician más privatización y desplazamientos masivos de poblaciones, como es el caso de la “Ley de Tierras”, presentada como La panacea por los medios y que sin embargo es: "una ley inconsulta que pone vidas en riesgo y legaliza el despojo"(3)

Las cifras son importantes pues permiten dar una dimensión de lo que es uno de los peores genocidios de la historia contemporánea de la humanidad, un genocidio silenciado.

Rebelión


Justificar a ambos lados

El pasado viernes 30 de octubre fue asesinada por sicarios encapuchados que penetraron hasta su humilde morada, la compañera Elizabeth Silva Aguilar, presidenta de la asociación de destechados y desplazados que habitan el asentamiento Villas de Girardot en Bucaramanga, dirigente además del Polo Democrático Alternativo y quien jugara papel destacado en las elecciones tanto congresionales como presidenciales con el PDA.

Es un asesinato más que se suma a la cadena de crímenes e intimidación contra esa humilde comunidad. Ya el 22 de junio pasado fueron asesinados tres integrantes de la asociación que reúne a destechados y desplazados (cuyos datos dio Vanguardia Liberal el 24 de junio); posteriormente en octubre fue lanzada una granada de fragmentación contra las viviendas; y para colmar el hecho se produce el asesinato de la presidenta.

Es de señalar que la Coordinación Nacional de Desplazados en Bucaramanga denunció el 29 de junio, además del crimen contra las tres primeras víctimas (dos de ellas desplazadas) que las autoridades lejos de brindar la protección y la seguridad pareciera que actuaran en complicidad con los criminales.

La denuncia del 29 de junio de 2010, enviada a todos los medios de comunicación (e ignorada por casi todos) informaba que la autoridad –y hasta algunos medios– justificaron los tres primeros crímenes con argucias como “lucha territorial entre bandas”. Se denunció con claridad meridiana que los crímenes se produjeron luego de allanamientos y detenciones masivos por parte de la Policía; y que la misma Policía insinuó a la comunidad “contratar vigilancia privada”; se señaló rotundamente que los allanamientos, que precedieron a los asesinatos, se dieron después de que la comunidad ganara una acción de tutela contra la Alcaldía y la CDMB. El comunicado dijo sin ambages que la Defensoría del Pueblo, que conoce del caso, no ha lanzado siquiera una alerta temprana; que la autoridad municipal y policial se han hecho las de la vista gorda; y se dijo que los autores de los tres primeros asesinatos eran paramilitares reciclados y supuestamente desmovilizados. Pero además y por último el comunicado fue tajante en que si no se brindaba la protección y se producían nuevos crímenes era responsabilidad del Estado por complicidad.

Las previsiones del comunicado de la CND lamentablemente se han cumplido. Y además se repite la cantinela justificatoria. El comandante de la Policía en Bucaramanga salió a los medios a señalar (como de nuevo algunos medios locales) que el crimen era “ajuste de cuentas” y negocios turbios. Si no fuese porque desde junio 29 la autoridad policial y los medios conocieron las denuncias, se presumiría que existe evidente complicidad y encubrimiento de los criminales.

El PDA anuncia que como el crimen de Elizabeth Silva era anunciado y se suma a la ya larga cadena de asesinatos de sus afiliados, activistas y dirigentes en todo el país, se hará parte civil en la demanda contra el Estado, la Policía, la Alcaldía y la Defensoría del Pueblo. El PDA invoca la solidaridad de todos los colombianos y las organizaciones internacionales para rodear a la humilde comunidad que por no haber podido ser desalojada y haber ganado su amparo con la Justicia colombiana es víctima de una feroz persecución. Exige que las autoridades de policía y la administración local brinden las suficientes y amplias garantías para la salvaguarda de todos los habitantes del asentamiento y que la Defensoría del Pueblo en Bucaramanga, tan presta a defender otras causas por fin actúe. Señalamos que de presentarse nuevos crímenes se sumará a la acción que interpondremos ante la Justicia Internacional contra el Estado y su ramificación en Bucaramanga.

POLO DEMOCRÁTICO ALTERNATIVO

93 aniversario de la revolución rusa






El rescate en Chile en el espejo de otros mineros sepultados y nunca rescatados

Pasta de Conchos: una herida abierta a la luz de Atacama

Los Brigadistas-UNAM
Rebelión


Son dos gobiernos latinoamericanos, ambos son de derecha y neoliberales. Sin embargo, la diferencia de actitudes es escandalosa ante la tragedia de los mineros que quedaron atrapados en las profundidades de la tierra.

El trabajo de la minería en América Latina, históricamente, ha sido uno de los más peligrosos y más castigados para quienes lo realizan. La necesidad de los grandes capitales de extraer la mayor cantidad de minerales al más bajo costo provoca, no sólo que los salarios de mineros sean de los más bajos, sino que sus condiciones de trabajo sean las más extremas. Muchas veces no cuentan con el equipo y la tecnología que aseguraría mejores condiciones laborales, ni se invierte en la infraestructura que garantizaría mayor seguridad a los trabajadores. El propio desierto de Atacama está poblado de cruces que se han ido acumulando a lo largo de 500 años de explotación del pueblo chileno. Los accidentes pueden ser prevenidos y controlados, pero para eso es necesario hacer inversiones, y los voraces empresarios de la minería prefieren quedarse con todas las ganancias.

La conmoción pública que provocan accidentes tan aparatosos y la discusión que generan en torno a la responsabilidad de los poderosos acerca de la vida de los trabajadores, fueron aprovechadas por el gobierno de Piñera, en Chile, para desplegar una campaña de medios que debía incluir, forzosamente, el rescate epopéyico de los mineros, de modo que tanto la empresa como el gobierno salieran bien librados en términos de popularidad. Así, el mundo siguió paso a paso los meses de trabajo para rescatar a los 33 mineros, con especial atención en el último momento. Siga..

Las luchas estudiantiles y los comunistas (1969-1973)

Gerardo Peláez Ramos
Rebelión


A Pablo Alvarado Barrera, compañero de prisión, asesinado en Lecumberri el 4 de diciembre de 1971

La matanza del Jueves de Corpus, el movimiento estudiantil sinaloense, los asesinatos de líderes comunistas universitarios en Puebla, la “enfermedad” en Sinaloa, la guerrilla urbana, la insurgencia sindical y el sindicalismo universitario de masas son abordados en forma amplia y bastante por diversos autores académicos, periodistas y militantes políticos y sociales, pero no ocurre lo mismo con otros procesos y acontecimientos enmarcados en el período 1969-1973, como el cierre de escuelas normales rurales y la separación del ciclo secundario de la enseñanza normal, el desprendimiento de las escuelas prevocacionales del Instituto Politécnico Nacional, la huelga de hambre de algunos presos políticos --en especial del movimiento estudiantil de 1968--, el exilio “voluntario” de líderes estudiantiles encarcelados en Lecumberri y la desaparición de la Juventud Comunista de México, que han sido menos abordados y analizados, por lo que quizá esta cronología documental tenga alguna utilidad, sobre todo por sustentarse, en lo fundamental, en documentación directa de las organizaciones representativas de los estudiantes y de la JCM y el PCM entre 1969 y 1973. Siga..

Una tendencia mundial

La debacle del Partido Demócrata estadounidense y la desaparición de la izquierda/centro-izquierda

James Petras
Rebelión

Introducción

El descalabro electoral del 2 de noviembre de 2010 del Partido Demócrata en Estados Unidos no puede atribuirse únicamente al fracaso de las políticas del Presidente Obama, a los líderes del Congreso o a sus asesores económicos de alto nivel. Tampoco la desaparición de lo que pasa por ser el “centro-izquierda” en EEUU se limita a este país, sino que es un modelo de amplitud mundial que se manifiesta en países tan diversos como Grecia, Portugal, España, Gran Bretaña y Japón.

La pregunta fundamental que cabe hacerse es por qué los partidos gobernantes de izquierda/centro-izquierda están en crisis por todas partes y qué es lo que podemos esperar en un futuro inmediato.

La izquierda y centro-izquierda: Vencedores del pasado, perdedores del presente Siga..

Las elecciones en EEUU: atroces y equivocadas

Tomado de La Jornada

Las elecciones intermedias de Estados Unidos registran un nivel de cólera, temor y desilusión en el país como nada que pueda recordar en mi existencia. Dado que los demócratas están en el poder, ellos reciben el impacto del rechazo en torno a nuestra situación socioeconómica y política actual.

Más de la mitad de los"estadunidenses de la corriente principal", según una encuesta Rasmussen del mes pasado, dijeron ver favorablemente al movimiento del Tea Party -una muestra clara del espíritu de desencanto. Las quejas son legítimas. Durante más de 30 años, los ingresos reales de la mayoría de la población se han estancado o declinado en tanto que las horas de trabajo y la inseguridad han aumentado, junto con la deuda. La riqueza se ha acumulado, pero en muy pocos bolsillos, llevando a una desigualdad sin precedentes. Siga..

No hay comentarios:

Publicar un comentario