sábado, 16 de enero de 2010

Bogotanos ni siquiera vieron el ridiculo aumento del mínimo


Boletín de prensa

* Alzas en servicios públicos, avalúos catastrales y transporte arrasaron el ridículo aumento de salarios decretado por el gobierno nacional.
*La ciudad debe reorientar parte de su inversión para paliar la grave situación económica.

Al consolidar la tabla de aumentos que los bogotanos y bogotanas deberán pagar a partir del presente mes de enero, el concejal del Polo Democrático Alternativo Jaime Caycedo elevó su voz de protesta al considerar que la cascada de alzas anuló con creces el risible aumento del salario mínimo y calificó la decisión del presidente Uribe como una burla descarada ante las necesidades inmensas de la población.

“No hay derecho. Mientras Uribe Vélez le ha regalado a los grandes capitalistas más de 10 billones de pesos en exenciones tributarias, bajo el manto tendencioso de su “confianza inversionista”, y ha permitido que las entidades financieras obtengan fabulosas ganancias que superan los ocho billones de pesos, dos más que el año inmediatamente anterior, a los que aún tienen un empleo o se debaten en el rebusque escasamente les lanza una migaja de $600 pesos diarios de aumento salarial. Ni qué decir de la inmensa masa de población desempleada. Ese es el real trasfondo de la “política social” del uribismo”, declaró.

Caycedo presentó las cuentas de los múltiples incrementos que los bogotanos tendrán que sufragar, a pesar de la honda crisis económica y del aumento del desempleo. “Empecemos por el 5% de aumento en las tarifas de energía, decretadas por el Ministerio de Minas y Energía; sigamos con la amenaza de incrementar en el doble las tarifas de agua, si se sobrepasa el límite de consumo establecido por el gobierno nacional, a pesar de que el señor gerente de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá le dijo a los ciudadanos a finales de diciembre que no habría racionamiento ni alza en las tarifas. Nuevamente, el gobierno nacional pasa por encima de las decisiones del gobierno distrital, sin que nada pase”.

“A estos incrementos debemos adicionar las alzas en el avalúo catastral, que irá del 1.8% al 18.9%; para el sector residencial el rango estará entre 1.8% y 5.3%. El ACPM, utilizado por el transporte de carga y buena parte del de pasajeros, subió $100, lo que presiona al alza los precios de la canasta familiar. Las matrículas se ajustarán entre 5% y 7.5%, según estableció el ministerio de Educación. Las tarifas de telefonía celular también sufrieron alza de 3,9%. Y para completar, producto de los ajustes en los costos de operación, Transmilenio subió la tarifa en 6.67% y el transporte colectivo tuvo alzas entre el 8.33% y el 9,09%. Esperemos los incrementos, que ya son tradición, en los útiles escolares, en los alimentos como producto de la ola veraniega y tendremos un panorama dramático para las finanzas familiares. Y el gobierno de Uribe, sonriente”, indicó Caycedo.

El concejal del Polo Democrático Alternativo señaló que la ciudad va a tener que hacer un esfuerzo monumental para paliar la situación económica de la mayoría de la población. “He venido pidiéndole a la administración, desde que se conoció el proyecto de presupuesto para la ciudad, que se reorienten muchas de las partidas con el objeto de reforzar la inversión pública y el apoyo a la pequeña y mediana industria, que constituye el frente que más empleo genera, con miras a combatir la desocupación y garantizar ingresos dignos para los trabajadores, con todos los beneficios que establece la Ley, hoy burlados olímpicamente por la mayoría de empresarios, conducta totalmente avalada por el gobierno de Uribe Vélez. Esto implicaría la suscripción de compromisos claros con el sector privado a cambio del apoyo financiero y de gestión que la ciudad pueda otorgar”, propuso el cabildante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario