viernes, 24 de agosto de 2012

Carta del Partido Comunista al Polo

Bogotá, D.C, 23 de agosto de 2012.


Señores
Comité Ejecutivo
PDA
Ciudad.

Hemos recibido sendas invitaciones para “ser escuchados” por el Comité Ejecutivo del PDA.


Queremos recordar que somos miembros efectivos de dicho organismo, elegidos en el segundo Congreso del PDA. No existe ninguna sanción disciplinaria que se haya tramitado contra nosotros a través de un debido proceso. La “exclusión” no existe como medida disciplinaria del Polo.

No conocemos explicación ninguna del por qué no se nos ha citado a las sucesivas reuniones del Comité Ejecutivo, posteriores al 9 de agosto. Menos aún por qué razón se ha dado orden de impedir nuestro ingreso a la sede del PDA.

Se nos convoca para ser oídos, después de que ya se nos ha sancionado con una norma inexistente en los estatutos. Se intenta, ex post facto, restablecer un debido proceso en retroactivo. No se puede excluir del Polo a un colectivo, fundador de la organización e integrado orgánicamente a su quehacer en todas las actividades acordadas colectivamente en los últimos años, mediante una “declaración” sumaria, cargada de afirmaciones sin fundamento que solo traducen el oportunismo vengativo y el sectarismo extremo de sus autores. Si esto no es una farsa habrá que inventarle otro significado a esa palabra.

El polo nació y ha sido un proceso de unidad de la izquierda plural colombiana. Algunos sectores y personas han decidido hacer tránsito hacia otros proyectos cercanos al establecimiento, en abierta ruptura con el PDA. Ese no es el caso del PCC como co-redactor del Ideario de Unidad,  participante en la elaboración de sus estatutos o como activista de todas sus tareas unitarias. El 21 Congreso del PCC ha ratificado su pertenencia al PDA como fuerza de la oposición democrática y alternativa al régimen.

El argumento sobre una supuesta doble militancia parte de una suposición y no de una realidad comprobable. Marcha Patriótica como movimiento social y político no rivaliza con el Polo, ni intenta integrarse a este, ni disputa espacios electorales en busca de personería ni se ha propuesto constituirse en “grupo significativo de ciudadanos” ni contempla organización estatutaria con militantes o afiliados. La declaración del 9 de agosto hace una exclusión por “doble militancia” en bloque contra el PCC, como colectivo integrante del Polo, en un claro gesto de persecución política. Pasando por encima de los estatutos que obligan a entablar un debido proceso ante la Comisión de Ética aplican una mayoría, precaria y mecánica de 16 votos, de un total de 38 miembros del Comité Ejecutivo, simplemente en una decisión unilateral, arbitraria, antiestatutaria e ilegal, por razones eminentemente políticas, lo que violenta la razón de ser misma del Polo Democrático Alternativo.

Una dictadura autocrática asume atribuciones ajenas a las funciones del CE  que debieron haber sido ejercidas por la Comisión de Ética, a la que ustedes desconocen. Esa dictadura es un insulto a la democracia interna. Ejemplo de eso son las resoluciones que convocan el 3er Congreso con reducción arbitraria de sus integrantes a la mitad y reglamentan, de manera igualmente antiestatutaria los filtros ilegales, con censuras y vetos a quienes hacen uso de su derecho constitucional a participar en las listas elegibles.

En un momento significativo de la crisis del país, cuando las luchas sociales, rurales, indígenas y populares reclaman desde la movilización de masas el más decidido acercamiento entre las fuerzas de la izquierda, recurren ustedes a las maniobras grotescas e inmorales de exclusión a objeto de intentar orquestar un 3er Congreso de bolsillo y convertirlo en aparato cerrado y excluyente. Este juego encubre la incapacidad de reconocer la crisis en que se encuentra el PDA, la negativa a escuchar las opiniones de sus miembros y de sus bases a lo largo y ancho del país que reclaman un replanteamiento autocrítico de sus experiencias de gobierno y electorales, una reafirmación explícita de su compromiso en la lucha por la paz con justicia social, un paso hacia las convergencias programáticas y movilizadoras con todas las fuerzas de la izquierda en la lucha democrática de masas.

Se han equivocado en el rumbo y los métodos elegidos para eludir la discusión de fondo. Ustedes menosprecian a la militancia del PDA, a la inmensa mayoría de sus afiliados y afiliadas que en la Conferencia Ideológica se atrevieron a exponer sus puntos de vista críticos pero unitarios. El único camino decente y consecuente es la revocatoria de la “declaración” y de las resoluciones adoptadas al margen del consenso.

El PCC se reafirma en su rechazo a esas decisiones y su disposición de agotar los recursos legales frente a su actuación. El PCC no renuncia al Polo ni a los logros alcanzados y proseguirá sin desmayo la batalla por la unidad popular.

Asistiremos al Comité Ejecutivo solo cuando se nos convoque normalmente como miembros efectivos del mismo, previa revocatoria de las medidas arbitrarias y antidemocráticamente implantadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario