viernes, 10 de abril de 2015

Victoria venezolana y forcejeo "controlado" en la Cumbre

Por: Néstor Francia

La visita de Thomas Shannon no es cualquier cosa. Es el segundo en jerarquía dentro del Departamento de Estado de Estados Unidos. Faltó un tilín para que viniera John Kerry mismo. Además que no quede duda: en realidad es un mensajero de Barack Obama ¿Qué habló realmente Shannon con la canciller Delcy Rodríguez? misterios de la diplomacia. A estas alturas no sabemos si se reunió con Maduro, como se especulaba. En todo caso es evidente que el tema central de esta visita, quizá el único, es el de la orden ejecutiva contra Venezuela y su desarrollo de cara a la Cumbre de Las Américas.



Lo que ocurrirá en ese sentido en la Cumbre es todavía materia imprecisa. Nosotros señalamos la posibilidad de que se diera una reunión entre nuestro Presidente y Obama, pero sin duda hay otras. Lo cierto es que la pasada de Shannon por Venezuela, después de la reculada verbal en cuanto a que Venezuela no es una amenaza para Estados Unidos, es ya el sello de la victoria patriótica latinoamericana sobre el imperialismo en la batalla en torno a la orden ejecutiva.


Ahora bien, todo parece indicar que de la Cumbre saldrá alguna suerte de disminución de lo que la canalla mediática viene llamando la "tensión" entre Venezuela y Estados Unidos (el concepto correcto es más bien la agresión del Imperio contra una nación libre) Hacia eso apuntan todas las declaraciones de voceros oficiales de distinta procedencia y la más pronunciada es la palabra "diálogo".


Otro indicio fue la conversación telefónica entre Maduro y Rousseff, informada por fuentes oficiales no especificadas, y que damos por cierta pues no ha sido desmentida por ninguno de los dos gobiernos. Las fuentes dicen que el presidente venezolano expresó a la mandataria brasileña su disposición de "promover una reducción de las tensiones" con Estados Unidos con base en el "respeto mutuo a la soberanía nacional de los dos países". Rousseff se habría mostrado a su vez dispuesta a "contribuir en esa dirección".


En todo caso, el comunicado publicado tras la reunión de la canciller con Shannon fue tajante: "Al finalizar el encuentro con el funcionario estadounidense, que trajo un mensaje de su gobierno, la Ministra de Relaciones Exteriores le ratificó la exigencia de que sea derogada la orden ejecutiva firmada por el presidente Barack Obama el pasado 9 de marzo". Nosotros dudamos, por más presiones que haya, que la orden ejecutiva sea derogada de inmediato. Por supuesto, Venezuela tiene que seguir insistiendo en esa exigencia aun después de la Cumbre, ya que los diez millones y más de firmas es un mandato del pueblo a nuestro Gobierno. Pero Cuba, en primer lugar, y luego casi todo el mundo, tienen años exigiendo el cese del bloqueo y este sigue allí. Eso no ha sido óbice para que el gobierno cubano se haya sentado en una mesa de negociaciones con el de Estados Unidos. Este tipo de reuniones no tiene nada de raro en la historia de la Humanidad y más bien es una victoria de Cuba que se haya puesto Estados Unidos ante la mesa del diálogo, después que más de medio siglo de agresiones no pudieron doblegarla.


Una de las opciones que está sobre el tapete es que se establezca una especie de hoja de ruta para generar un diálogo entre el Imperio y Venezuela. Esto se haría sin duda en base a varios temas. Uno sería por supuesto la exigencia de la derogación del decreto. Otro el de los Derechos Humanos. Aun otro el de la normalización de las relaciones diplomáticas.


En todo caso, pareciera que en la Cumbre se puede dar un forcejeo "controlado" en torno al espinoso asunto de la orden ejecutiva. Falta todavía un día para que se inaugure la Cumbre y la diplomacia se seguirá moviendo por los vericuetos que les son propios. Tendremos que esperar, solo estamos disparando dardos para tratar de acercarnos al centro de la diana de las proyecciones, ayudándonos con las señales que nos envía la realidad, que en todo caso siempre camina ufana por encima de las teorías, de los deseos y de las perspectivas.


Entretanto, el llamado "Foro de la Sociedad Civil y Actores Sociales" pasó su primer día con más pena que gloria, gracias a la actitud decisiva de la delegación enviada por la Revolución Cubana, que contó con el apoyo de la delegación de la Venezuela bolivariana. Ambas delegaciones desnudaron el verdadero carácter de ese aquelarre montado y manipulado por el imperialismo. Los delegados patrióticos cubanos fueron nítidamente explícitos: "La delegación revolucionaria cubana, la verdadera sociedad civil, abandona la sala porque no podemos estar en el mismo espacio donde están los terroristas de una supuesta sociedad civil que no es la nuestra, que está pagada y está manipulada". Esto dijo a los medios Luis Morlote, presidente de la Asociación Hermanos Sainz. La decisión de abandonar la inauguración del foro se produjo después de un acto de protesta, que se prolongó por más de una hora y que retrasó la inauguración del evento. La delegación revolucionaria cubana, sin embargo, indicó que tienen la intención de participar en las mesas de diálogo del foro, que sesionan hasta el 10 de abril, lo cual completa una jugada inteligente que permitió que la protesta cubano-venezolana se convirtiera en el plato fuerte mediático del foro, por encima del mal disimulado respaldo que le dio al mismo el presidente panameño Juan Carlos Varela.


Por otra parte, grupos de panameños frustraron una provocación organizada por Félix Rodríguez Mendigutía, responsable de la identificación y asesinato del Che Guevara, quien se presentaría frente a un parque próximo a la Embajada cubana supuestamente para ponerle flores a un busto de José Martí. Inmediatamente después de que se supo la noticia, sindicalistas panameños e integrantes de redes sociales que participarán en la Cumbre de los Pueblos se presentaron en el parque Belisario Porras, frente a la sede de la Embajada cubana, donde efectivamente existe un busto de José Martí y otro de Antonio Maceo.


Hubo además otros pronunciamientos de organizaciones populares panameñas contra el Foro, dominado por delegaciones contrarrevolucionarias de Cuba y Venezuela.


De todas formas, la acción de los contrarrevolucionarios no ha cesado. Las organizaciones populares panameñas han alertado sobre las intenciones de esos grupos de fomentar protestas contra Cuba y Venezuela en medio de la Cumbre y enturbiar el desarrollo de la misma. Así mismo han advertido que si esas manifestaciones se dieran con carácter violento o con visos de sabotaje, las enfrentarán.


La virtud principal de todo esto es que desde ya está quedando claro en Panamá de qué va este enfrentamiento histórico, cuáles son y dónde se ubican las fuerzas antagónicas y cuál es , sin duda alguna, el carácter de la contradicción principal de nuestra época.


En ese sentido, es magnífica la convocatoria hecha por el presidente Maduro a un gran congreso internacional antiimperialista de intelectuales de la Patria Grande, a realizarse en mayo próximo en Venezuela. Como hemos dicho, después de la Cumbre y de la orden ejecutiva, seguirán allí la Patria Grande y también el imperialismo. Es una lucha de largo aliento.






No hay comentarios:

Publicar un comentario