jueves, 14 de julio de 2016

Diálogo y cese de la represión para solucionar paro camionero

El gobierno impone una política de asfixia de los pequeños transportadores que es un golpe a las capas medias y trabajadores para favorecer los monopolios transnacionales del transporte. La represión del ESMAD esta importando la violencia a un conflicto económico y social que exige verdaderas soluciones.



La lógica es reducir los peajes, reducir el precio de los combustibles artificialmente altos, que el gobierno le ponga la cara a la corrupción de la chatarrización y garantice el salario y la seguridad social de los trabajadores del transporte.

El retraso vial del país es un cuello de botella de la economía que no tienen que pagar ni el pueblo ni la masa de quienes adelanten el paro. Uribe y Santos dejaron un país sin carreteras para privilegiar la guerra. Ahora se duelen de las consecuencias. La oligarquía piensa en una solución de fuerza para imponer exclusiva y mezquinamente sus intereses. En su testarudez e insensibilidad social el gobierno ha dejado agravar el problema. Se requiere otra actitud que vaya al fondo de la situación. La cercanía de la paz no es patente de corzo para la violencia y el matoneo del Estado contra civiles que protestan.


Los comunistas exigimos una solución dialogada que tome en cuenta la problemática social y la multidimensional dad de la crisis de abastecimientos en curso. Esto implica dejar de lado los requerimientos del Banco Mundial y de la OCDE y poner por encima los intereses de las mayorías que son bien distintos de los del gran capital.
Jaime Caycedo


Secretario General


Partido Comunista Colombiano

Bogotá, julio 12 de 2016

No hay comentarios:

Publicar un comentario