viernes, 9 de octubre de 2015

Desde Colombia llaman a defender avances en proceso de paz

Secretario general del Partido Comunista Colombiano (PCC), Jaime Caycedo
Por Adalys Pilar Mireles

El secretario general del Partido Comunista Colombiano (PCC), Jaime Caycedo, llamó hoy a defender los avances de la mesa de conversaciones entre representantes gubernamentales y las insurgentes FARC-EP, como premisa para finalizar el conflicto armado dentro del plazo esperado.



Desde el PCC y la convergencia de fuerzas Frente Amplio por la Paz (FAP) exigimos que se respeten los pactos rubricados para avanzar hacia la firma de un tratado a favor de la distensión, afirmó el político en declaraciones a Prensa Latina.


Caycedo destacó la trascendencia del consenso anunciado previamente a la comunidad internacional en materia de justicia transicional, uno de los puntos más polémicos de la agenda diseñada para las pláticas.


El Gobierno -dijo- debe respetar los acuerdos suscritos, aún cuando algunos temas necesiten ampliaciones o desarrollos no puede modificar la esencia de lo convenido, de manera que tales precisiones deberán estar dentro de los parámetros básicos establecidos de conjunto, subrayó el máximo dirigente del PCC.


En su opinión lo más importante es cumplir con lo pactado evitando revisiones o transformaciones que puedan poner en peligro lo progresado hasta el momento e incluso el curso posterior de los ciclos de encuentros entre ambas partes beligerantes.


No olvidemos que detrás de esos esfuerzos hay 60 años de guerra interna que tiene que cesar, enfatizó.


Caycedo rechazó igualmente la discusión en el congreso colombiano de manera unilateral, sin previa consulta con las FARC-EP, del acto legislativo para la paz, conjunto de fórmulas para viabilizar desde esa instancia la implementación de los consensos finales derivados de los encuentros en Cuba.


El pasado 23 de septiembre ambas delegaciones de negociadores firmaron un acuerdo sobre la creación de la llamada Jurisdicción especial para la paz, en virtud de la cual serán constituidos tribunales para investigar, juzgar y sancionar a actores del conflicto armado, sin impunidad para crímenes de lesa humanidad pero con beneficios de indultos y amnistías en casos de delitos políticos y conexos.


Desde la capital cubana en presencia del presidente colombiano, Juan Manuel Santos, y del líder de las FARC-EP, Timoleón Jiménez, informaron que tales diálogos pacifistas deberán finalizar a más tardar en seis meses (23 de marzo de 2016) con un tratado que ponga término a la larga conflagración.


Los acuerdos de carácter estable y que implican avances en el proceso tienen que ser respetados y defendidos, reiteró el también dirigente del FAP.


En recientes pronunciamientos el jefe del equipo gubernamental en la mesa de concertación, Humberto de la Calle, insistió en la necesidad de ampliar o desarrollar el acuerdo sobre justicia en ciertos tópicos al referirse al texto como un escrito inacabado.


Mientras los voceros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP), llamaron la víspera a honrar el compromiso de la palabra empeñada y a aceptar sin reticencias lo firmado.


Lo que pudiera faltar corresponde a un desarrollo el cual no puede variar para nada el contenido y alcance del sistema concebido, precisó en La Habana el comandante del grupo rebelde Iván Márquez.


Equipos del Ejecutivo y la agrupación guerrillera dialogan en Cuba desde 2012 para hallar una salida concertada a la confrontación bélica, que ha causado la muerte hasta la fecha a unos 230 mil ciudadanos.


Luego de finalizar el punto sobre justicia, los negociadores deberán definir los términos del cese el fuego bilateral, la dejación de las armas, desmovilización y reintegración a la sociedad de los guerrilleros, así como el mecanismo para que el pueblo refrende los acuerdos.


Escuche audio



Prensa Latina



No hay comentarios:

Publicar un comentario