martes, 9 de junio de 2015

Panel sobre militarización en América Latina, dentro del II Foro Internacional por la paz en Colombia, Montevideo, junio 6 de 2015

Por Niko Schvarz

Periodista y escritor

En el panel sobre Militarización en América Latina el sábado 6 de junio en la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de la República.


En el Paraninfo de la Universidad de la República. A lo largo de tres días, el Foro reunió a más de 600 delegados venidos de varios países de nuestra América Latina en representación de 120 organizaciones, integrando en particular nutridas delegaciones de Argentina, Brasil, Paraguay, Venezuela y de la propia Colombia, agrupados con el noble propósito de contribuir a la construcción de una paz estable y duradera, con justicia social, en el martirizado país.


Grandes carteles expuestos en el Paraninfo definían claramente el objetivo de esta convocatoria, que alcanzó en estos días una vasta proyección internacional y se proyectará sin duda a la propia Colombia. Uno de ellos proclamaba: “Cese bilateral del fuego”; y el otro: “II Foro por la Paz en Colombia. Montevideo, Uruguay, 5, 6 y 7 de junio 2015. Justicia social, democracia y soberanía. Por una Latinoamérica de paz y libre de militarismo y 1 bases militares”.


El acto de clausura, y a la vez de síntesis de las múltiples resoluciones adoptadas en solidaridad con el pueblo colombiano, tuvo un broche de oro con la intervención de José Pepe Mujica, aclamado por los presentes y que definió en su peculiar estilo la tónica exacta del acontecimiento.


Mujica: “La paz en Colombia es hoy lo más importante en América Latina”
Mujica expresó, en términos que evocan un poema famoso, que más de 50 años de conflicto en Colombia es algo “dramáticamente serio” y que la vida de la sociedad, en todas las esferas, está teñida por la guerra. Aludió en particular a la situación de millones de desplazados por el conflicto armado, sin olvidar que hay sectores que hacen negocio y prosperan en el marco de la guerra. Dijo que en la guerrilla participan campesinos pobres y que el ejército maneja soldados que son hijos de la pobreza, por lo cual es necesario desmontar todo ese andamiaje mortífero. Aludió en particular al derecho a la vida de los que están naciendo, a la sed colectiva de justicia y de verdad, en la que todos tienen derecho a ser contemplados.


Recordó la ejemplar grandeza de Nelson Mandela para hallar soluciones a la crítica situación imperante en Sudáfrica, y agregó que “la tolerancia es una necesidad imperiosa”.



En ese sentido afirmó con énfasis que “hay que ayudar a Colombia” por todas las vías, y que el dilema es “si se sale o no se sale de una guerra que se extiende desde hace 60 años”. Para ello se requiere una negociación, que más allá der todas las contradicciones, saque adelante la causa de la paz. Mujica reveló que de esos temas habló personalmente, tanto con los representantes de la guerrilla de las FARC-EP como con el presidente colombiano Juan Manuel Santos, en el afán de encontrar soluciones de compromiso en busca de verdad y justicia, en un proceso contradictorio y plagado de dificultades. Hay que negociar y acordar. Y esto requiere el apoyo de toda América. (Esta fue una idea-fuerza reiterada a lo largo de toda la alocución). Es a la vez un gran laboratorio en el que todos aprendemos. De lo contrario, seguimos en la prehistoria. Y esto supone respetar las diferencias, coexistir con las diferencias (puso en ese sentido el ejemplo de nuestro país).


Señaló luego la gran contribución de Cuba (donde se desarrolla el diálogo de paz) y de Noruega al logro de los objetivos, reiteró que “la patria es nuestra América Latina”, destacó la necesidad de la plena integración de nuestros países: “si no somos una hoja al viento” y “ahí se juega el porvenir de todos”.


En el tramo final, alertó que la guerra abre la posibilidad de la intervención extranjera, y abogó por América Latina como “un continente de paz y justicia social, donde valga la pena nacer”. En el mismo sentido, “si un país está en guerra, es problema de todos”, y “la causa de la paz necesita el apoyo de gobiernos de distinto signo”. La conclusión es que “la paz en Colombia es hoy lo más importante en toda América Latina”; y a la vez, si ello se logra, “daremos pasos de siete leguas para la unidad regional”.


Esta intervención de Mujica en el acto de clausura estuvo precedida por breves aportes del rector de la Universidad de la República, Roberto Markarian, que participó activamente en todas las etapas del Foro; y de la delegada colombiana Patricia Ariza, que representa la Corporación de teatro La Candelaria. Se lamentó la ausencia de la ex senadora colombiana Piedad Córdoba, retenida en su país por otras obligaciones impostergables. Se anunció asimismo que el alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, que llegó a nuestro país y participó en varias actividades del Foro, no pudo hacerse presente en esta instancia por problemas médicos.


Asimismo,, antecediendo el acto de clausura, tuvo lugar en el mismo escenario un panel sobre unidad del pueblo colombiano por la paz, la democracia y la justicia social. Aquí la colombiana Ángela María Robledo, diputada del Partido Verde, se refirió la creación del Frente Amplio en su país, reclamó la desmilitarización y el cese bilateral del fuego y refirió las conclusiones a que había arribado el Foro Parlamentario realizad el viernes 5 en el anexo del Palacio Legislativo, el cual emitió un documento sobre la paz con justicia social en Colombia. Le siguió Luis Sandoval, de Redepaz de Colombia, que aludió a la confluencia en la lucha por la paz, a la necesidad de involucrar también al ELN en el diálogo de paz, a la necesidad de poner fin a la acción del paramilitarismo y a una iniciativa de encender la llama de la paz. Dijo que con la paz Colombia se podrá alinear en la nueva realidad de la América Latina de hoy. Una intervención muy emotiva fue la de Patricia Ariza, del teatro La Candelaria, que trajo el recuerdo de las actividades desplegadas en Colombia por el director teatral uruguayo Atahualpa del Cioppo, de El Galpón, en el período de la dictadura en nuestro país.


Jaime Caycedo, del Partido Comunista colombiano y Unión Patriótica, señaló que el tema de la unidad es de vital importancia en la lucha por la paz. Dijo que el presidente Juan Manuel Santos debe cumplir con el mandato de la paz, y no intensificar la guerra. Reclamó un cese al fuego bilateral para generar una tregua, para que no se produzcan más muertes y para detener los desplazamientos forzados. Aludió a las grandes movilizaciones del pueblo colombiano por la paz, que en el mes de abril logró la participación de 1:200.000 colombianos con ese fin. Dijo que su partido forma parte del Frente Amplio por la paz y la justicia social, que aspira a la democratización de la sociedad, y está promoviendo la iniciativa de una Asamblea Nacional Constituyente con el objetivo de asegurar una paz definitiva, todo ello de la mano de la nueva América Latina del siglo XXI, y en sintonía con el proceso bolivariano de Venezuela. A su juicio, con el Frente Amplio se abre en su país una alternativa de poder alternativo, uno de cuyos objetivos es el logro de una paz democrática.


Clausuró este panel Ricardo Abreu Alemâo, del Partido Comunista do Brasil, que destacó el ejemplo unitario del Frente Amplio y habló también de la labor que viene desplegando enel continente el Foro de Sâo Paulo (FSP), creado en 1990 en Brasil por iniciativa de Fidel Castro y de Lula da Silva. Dijo que en Brasil se despliega la solidaridad con la causa de la paz en Colombia, que es una tarea estratégica para toda América Latina.

En este panel se exhibió un video de Húber Ballesteros, un preso político colombiano emblemático al que le hicieron un montaje judicial para condenarlo a prisión. Habló delos millones de desplazados, de los “falsos positivos”, de las decisiones extrajudiciales, se pronunció por una Asamblea Nacional Constituyente y envió un caluroso abrazo desde la prisión.

Destacadas personalidades por la paz en Colombia
De esta forma, y con un acto artístico, se clausuró un evento que había sido inaugurado el viernes 5 con intervenciones del rector Roberto Markarian, quien recordó que en ese mismo Paraninfo habían hablado Ernesto ChéGuevara, Salvador Allende y Evo Morales, entre otras figuras que están en la historia; de Tatiana Antúnez, en representación de la central obrera PIT-CNT; de Martín Randall, por la Federación de Estudiantes Universitarios de Uruguay (FEUU); de Javier Calderón, del Comité Organizador del evento e integrante de Colombianos y Colombianas por la Paz, que leyó un texto de Eduardo Galeano. Por último, intervino la intendenta de nuestra capital, prof.Ana Olivera, que fundamentó la designación de Montevideo como capital de la paz.

A lo largo de estos tres días se realizaron un conjunto de actividades con participaciones múltiples. En ellas intervinieron un conjunto de personalidades muy destacadas de nuestro continente. Citaremos algunas como ejemplo, pidiendo excusas por omisiones involuntarias, porque la lista es muy extensa. Estuvieron Theotonio dos Santos, renombrado intelectual, de la Universidad de Río de Janeiro; Ricardo Canesse, del Frente Guazú de Paraguay; Gloria Inés Ramírez y Jaime Caycedo, de Colombia, así como Gustavo Petro, alcalde de Bogotá; el argentino Atilio Borón, el académico colombiano Víctor Manuel Moncayo, la presidenta del Consejo Mundial de la Paz, Socorro Gomes, más un conjunto de parlamentarios de Argentina, Brasil, Paraguay, Venezuela y País Vasco, además de los uruguayos ya nombrados (como el rector de la Universidad y la intendenta de Montevideo) de varios parlamentarios, empezando por el presidente de la Cámara de Representantes, Alejandro Sánchez, y de la presidenta del Frente Amplio, senadora Mónica Xavier.

Todos ellos intervinieron en los siguientes actos: presentación del informe de la Comisión Histórica del conflicto colombiano; presentación de los resultados preparatorios del Foro, a cargo de representantes de Argentina, Brasil y Uruguay, a lo que siguieron, el sábado 6 de junio, las siguientes mesas de trabajo simultáneas realizadas en las Facultades de Ciencias Sociales, de Psicología y de Bellas Artes: 1) Desplazamiento forzado, migración y refugio internacional; 2) Presas y presos políticos y criminalización del pensamiento crítico; 3)Política anti-drogas e injerencia extranjera en América Latina y el Caribe; 4) Mujeres constructoras de paz, de justicia social y verdad; 5) Monopolios de la información y democratización de los medios de comunicación; 6) Jóvenes y estudiantes latinoamericanos por la paz y justicia social; 7) Comunidades en lucha por la paz con justicia social: indígenas, afrodescendientes y campesinos; 8) Trabajadores por la paz con justicia social. El mismo viernes 5 se realizó el Foro parlamentario por la paz en Colombia, en el anexo del Palacio Legislativo, que consistió en un acto de apertura a cargo de diputados de varios países y luego un encuentro haciala conformación de una red de parlamentarios por la paz en Colombia.

Al mismo tiempo se desarrollaron los siguientes paneles: 1) Militarización en América Latina; 2)Derechos Humanos; 3) Tierra y territorio; 4) Paz con justicia social en Colombia, que se desarrolló con la participación del alcalde de Bogotá, Gustavo Petro; del académico argentino Atilio Borón y de su homólogo colombiano Víctor Manuel Moncayo; dela presidenta del Consejo Mundial por la Paz, Socorro Gomes, y de José Bayardi, presidente de la Comisión de Asuntos y Relaciones Internacionales del Frente Amplio uruguayo (CARIFA).

Intensa repercusión internacional


Todas estas actividades tienen intensa repercusión internacional. Ante todo, cabe señalar una sugestiva coincidencia; el día que se iniciaban estas deliberaciones en Montevideo, se constituía en Colombia una Comisión de la Verdad, por acuerdo del gobierno y la guerrilla de las FARC-EP. El acuerdo, del cual se dio cuenta al cierre del ciclo 37 de las negociaciones en La Habana, establece lo siguiente: “El gobierno nacional y las FARC hemos alcanzado un acuerdo para que se ponga en marcha, una vez firmado el acuerdo final, la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la No Repetición, que será un mecanismo independiente e imparcial de carácter extrajudicial”. El texto fue leído en La Habana por el diplomático cubano Rodolfo Benítez, cuyo país es garante junto con Noruega del proceso de paz en Colombia.


Ya se comienzan a sentir las repercusiones internacionales de lo acordado en el Foro de Montevideo, que siguió al realizado en Porto Alegre, Brasil, en mayo 2013. En la clausura en el Paraninfo, el domingo a primera hora de la tarde, era visible la satisfacción reinante entre todos los participantes por el desarrollo exitoso del encuentro. El Frente Amplio cumplió con solvencia su responsabilidad, gracias al trabajo esforzado de muchos de sus militantes y de sus organismos de dirección, presentes en todas las etapas y en la solución de los múltiples problemas logísticos generados por la presencia de nutridas delegaciones de varios países. Existe el convencimiento generalizado de que todo ello contribuirá efectivamente a que se haga efectiva una paz estable con justicia social en la hermana Colombia.



Jaime Caycedo , secretario General del PCC , a la  izquierda un vocero del PC brasilero en reemplazo de Iván Pinheiro;  el senador de ParlaSur Ricardo Canese de Paraguay, Frente Guasú;  y a  la derecha el profesor e investigador Theotonio Dos Santos, Universidad de Rio de Janeiro; el compañero Carlos Alejandro, del Frente Amplio de Uruguay Pablo Vilas, Casa Patria Grande de Argentina; Jorge Maiki, Unidad Popular de Uruguay.

No hay comentarios:

Publicar un comentario