martes, 17 de junio de 2014

La izquierda, factor político de la lucha por la paz con justicia social

Foto Pacocol
Comunicado del PCC sobre elección presidencial.


La elección de Juan Manuel Santos en segunda vuelta frente a OI Zuluaga define de momento la incertidumbre planteada por la ultraderecha militarista de poner fin al proceso de diálogo y a los acuerdos pactados entre las Farc ep y el gobierno colombiano.



En primera vuelta, Zuluaga aventajó a Santos en casi medio millón de votos. Ahora, la diferencia a favor de Santos de 900.000 votos es suficientemente clara. Este cambio solo fue posible con el explicito respaldo de la izquierda, que el PCC y la UP apoyaron decididamente. La coalición unitaria de Clara y Aida cumplió con éxito su labor.


El triunfo de Santos no elimina la contradicción entre los sectores dominantes, que pretenden perpetuar con la guerra sus odiosas fuentes de enriquecimiento y el grueso de la sociedad que anhela una solución política para poner fin al drama de la guerra contrainsurgente. Santos gobernará con una fuerte presión de su propia clase en términos de su modelo social neoliberal y de los poderosos factores guerreristas incrustados en el poder económico y en el Estado.


La composición de fuerzas que respaldó su candidatura desde la izquierda, el movimiento social y la opinión temerosa del retorno de Uribe reclama posiciones firmes frente a las actitudes revanchistas, el andamiaje paramilitar cogobernante sobre todo en los niveles regionales, las amenazas y crímenes contra la oposición democrática. El derecho a la crítica, a la protesta popular, a la recuperación de tierras usurpadas, a la movilización y la defensa de la vida deben ser protegidos frente a toda vulneración por agentes estatales o para estatales. La lucha contra el fascismo y las manifestaciones del terrorismo de Estado continúa vigente.


Respaldamos la declaración conjunta de las excandidatas de la izquierda Clara López y Aída Avella en cuanto reafirma la necesidad de darle un nuevo aire al proceso de diálogo, la importancia de la unidad, la justeza del voto emitido, la independencia y no participación en el gobierno así como la reafirmación de su postura de oposición al modelo económico, social y político existente.


La vigilancia y la movilización popular están a la orden del día. Las banderas de cese al fuego bilateral, cese de bombardeos en regiones agrarias, fin a los falsos positivos, reconocimiento y liberación de los presos políticos, garantías para las expresiones de la inconformidad popular, están vigentes. Lo mismo la lucha por las reformas política electoral, estatuto de la oposición, reforma agraria, laboral, de la salud y de la educación. Es la hora de la movilización popular.


La experiencia de la convergencia y de la unidad ganan nuevos elementos. Se han abierto nuevos espacios y surgido nuevos interlocutores en la perspectiva del Frente amplio por la paz con justicia social. Su fuerza solo puede estar en la movilización popular organizada y combativa. Al llamar a trabajar por afinar los puntos programáticos y la coordinación de actividades dirigidas a fortalecer la base social, política y cultural del proceso de diálogo para la paz, insistimos en la amplitud de esta tarea y en la responsabilidad de las fuerzas avanzadas para responder consecuentemente al nuevo momento unitario.


PARTIDO COMUNISTA COLOMBIANO

Bogotá, junio 16 de 2014


No hay comentarios:

Publicar un comentario