sábado, 8 de marzo de 2014

“Somos parte del pueblo de a pie”


Jaime Caycedo, secretario general del Partido Comunista candidato a la Cámara de Representantes por la Unión Patriótica No 101 en el tarjetón
Redacción Bogotá

Jaime Caycedo Turriago, ex concejal de la capital, les cuenta a los lectores de VOZ por qué deberán votar por él para la Cámara de Representantes en la contienda electoral del próximo domingo 9 de marzo


El Semanario VOZ ha dedicado las últimas ediciones a ampliar un poco el perfil del secretario general del Partido Comunista Colombiano, Jaime Caycedo Turriago, para que los lectores de este medio se enteren de sus posiciones en diferentes ámbitos de la vida nacional, así como sus propuestas como candidato a la Cámara por Bogotá.


–¿Cómo ve las políticas actuales para avanzar en la inclusión de la comunidad LGBTI?


–“Son contradictorias, por decir lo menos. Mientras la Constitución favorece la inclusión, las políticas que ejecutan los poderes públicos la contradicen. Particularmente la Procuraduría se ha convertido en una amenaza y en un obstáculo al ejercicio del derecho al libre desarrollo de la personalidad y la libre opción sexual”.


–¿Está Colombia atrasada en ese tema en comparación con otros países?


–“Son temas de mucha actualidad. Algunos de ellos están en debate. Lo que es cierto es que hay una oleada de movilizaciones sociales en muchos países del mundo que están obligando a serios cambios institucionales. En Francia se ha aprobado el año que pasó el matrimonio libre. Las polémicas más puritanas se producen aquí por el ambiente regresivo neoconservador”.


–Sobre los derechos de las mujeres trabajadoras y el periodo de maternidad y lactancia, en países como Canadá, las mujeres tienen un año. ¿Podría Colombia dar mejores condiciones que las actuales?


–“En derechos de la maternidad la legislación colombiana es muy mezquina. He conocido países de orientación socialista donde las mujeres han establecido hasta dos años de cuidado y lactancia, con un 75% del salario y con períodos para que el esposo pueda colaborar. Como candidato a la Cámara por la Unión Patriótica llevaré una propuesta al respecto, porque es parte sustantiva de la lucha contra las desigualdades”.


–En cuanto a la educación superior, ¿por qué es tan difícil ingresar a la universidad pública en Colombia? ¿Se podrían crear nuevas universidades públicas y facilitar el ingreso de todos los bachilleres sin importar el puntaje? Si es así, ¿cómo se debería hacer?


–“Las propuestas de la MANE aluden en parte a esta problemática. Hay una muy alta demanda juvenil con dificultades de solvencia económica. El examen de admisión no es una prueba realmente meritocrática sino uno de muchos obstáculos para el ingreso. En países como Argentina o Ecuador no existe. Nuestras universidades públicas, que son las más accesibles, tienen serios déficits presupuestales, cobran derechos de matrícula y éstos tienden a encarecerse sobre todo en los postgrados.


Hay un deterioro sensible en la infraestructura en la Ciudad Universitaria de la Universidad Nacional en Bogotá. De hecho son universidades con baja población estudiantil. Cada incremento del número de estudiantes no se compensa con una mayor planta de profesores sino con una intensificación de su trabajo o con el recurso a profesores ocasionales, lo que no redunda en calidad.


Nuestra propuesta de que se amplíen los cupos hasta libre ingreso implica una refacción plena de la planta física, la creación de nuevas sedes, la ampliación del profesorado de carrera y de su remuneración, el mejoramiento de las ayudas pedagógicas para la docencia y la investigación y la consolidación de un proyecto estratégico con el sistema de universidades públicas como espina dorsal.


Esto exige una visión distinta del actual proyecto neoliberal para las llamadas competencias y la formación de profesionales exclusivamente para las exigencias del mercado. Es importante consolidar la iniciativa de constituyentes universitarias en la perspectiva de una reforma de la educación superior”.


–Por último, ¿Por qué los habitantes de Bogotá deberían votar por Jaime Caycedo a la Cámara de Representantes?


–“Pienso que representamos una manera distinta de mirar la política, la función legislativa y el control político. Garantizamos que no vamos a robar ni a hacer parte de las mafias que han manejado el parlamento colombiano. Somos parte del pueblo de a pie frente a un sistema de desigualdades que tiende a eternizarse haciendo uso del poder público. Por ello nos diferenciamos de la llamada ‘clase’ política, de su modelo clientelista y sus vínculos con el capitalismo parasitario de los contratos y la corrupción. No le rendimos culto a un Estado decadente que luchamos por cambiar.


Vamos a servirnos de la tribuna para crear consciencia. No le tememos a proponer reformas que le sirvan al pueblo, así solo sea para comprender que otro modo de vida es posible y, sobre todo, para posicionar la necesidad de cambios institucionales que consoliden una paz democrática hacia la justicia social, a cargo de un poder constituyente. Vistas así, las reformas necesarias (agraria, urbana, de la salud, laboral) no son simple reformismo, se enmarcan en una estrategia de cambio social”.



Semanario Voz





No hay comentarios:

Publicar un comentario