jueves, 6 de marzo de 2014

Operadores de transmilenio se lavan las manos pero se quedan con los millones

Candidato de la Unión Patriótica a la Cámara por Bogotá No 101  y exconcejal de esta ciudad, Jaime Caycedo
•    Utilidades anuales de operadores superan $800 mil millones, sin que hayan invertido un peso en infraestructura

•    Distrito tiene que renegociar los contratos de manera urgente

El candidato de la Unión Patriótica a la Cámara por Bogotá y exconcejal de esta ciudad, Jaime Caycedo Turriago, denunció hoy que los operadores del sistema Transmilenio se están lavando las manos en su responsabilidad por la prestación de un buen servicio a los usuarios “mientras se embolsillan más de $800 mil millones al año”, indicó.


Caycedo dijo que desde 2009 viene evidenciando que los contratos suscritos por el entonces alcalde Peñalosa son leoninos para la ciudad y sus habitantes y que ocasionan un gran perjuicio. “Los actuales dueños de Transmilenio, que no son más de nueve poderosísimas familias y algunas otras empresas de transporte y autopartes, jamás pusieron un solo peso de los $6,6 billones que los ciudadanos tuvimos que aportar para poner a su servicio toda la infraestructura para que circulen sus buses; sin embargo, el 94.5% de los ingresos del sistema son para ellos, con una tasa de utilidad entre el 8,8 y el 14.7%, lo que en términos contantes y sonantes representa la astronómica suma de entre $528 mil millones y $882 mil millones entre los años 2000 y 2013. Esa es la cruda verdad”, manifestó Caycedo Turriago.


Agregó que “nada más la reconstrucción de las fatales “Peñalosas” de la troncal Caracas exigirán una inversión de los bogotanos y bogotanas superior a los $380 mil millones, pues estos recursos salen del presupuesto de la ciudad y no de las utilidades de los operadores de Transmilenio, como debería ser. ¿Qué otro negocio, pequeño o grande, deja de pagar los servicios públicos, la construcción o arriendo de su infraestructura, el aseo y la vigilancia, para que los ciudadanos sufraguen ese costo? Pues bien, los contratos de Peñalosa con Transmilenio así lo establecieron”, afirmó Jaime Caycedo.


“Es necesario recordarle a la ciudadanía que el Tribunal Administrativo de Cundinamarca, en fallo reciente, hizo severos cuestionamientos sobre la manera como se reparten las utilidades y como redistribuyen los gastos de mantenimiento y operación. Dijo, textualmente, que definir que la participación de Transmilenio S.A en las rentas del negocio sería solamente de los ingresos, pero adscribirle a dicha entidad cargas tales como los costos de funcionamiento y operación propios, y los costos de aseo, vigilancia y mantenimiento del sistema, es evidentemente desequilibrado. Así las cosas, los operadores disfrutan a manos llenas los millones que les aportan los usuarios, mientras que los millones de usuarios padecen los buses llenos que los operadores les ofrecen”.


Finalmente, Caycedo llamó a los operadores a poner la cara ante la ciudadanía por su alta cuota de responsabilidad en el desastroso servicio y el desequilibrio en los ingresos de Transmilenio, al tiempo que pidió al alcalde Gustavo Petro la urgente renegociación de los contratos de manera que la ciudad no siga aportando las pérdidas en costos humanos y financieros, mientras los operadores se enriquecen desproporcionadamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario