martes, 30 de abril de 2013

¡Camarada Jerónimo Carrera, presente y siempre consecuente!

Los primeros en rendir honores a Jerónimo Carrera son cuadros políticos del Partido Comunista de Venezuela (PCV). Este lunes, en la sede del partido, ubicada en la parroquia San Juan de Caracas, quien fuera el presidente del PCV está acompañado por sus camaradas de boinas rojas, quienes con su puño izquierdo levantado, entonan el Himno de la Internacional Comunista y gritan: "¡Camarada Jerónimo Carrera, presente y siempre consecuente!"


El internacionalista cumanés -que nació el 14 de agosto de 1922 y falleció este lunes a los 90 años de edad- lega a sus compañeros y al país el deleite por la lectura, la crítica como fundamento revolucionario, la constancia en la militancia y la humildad en la acción diaria.
Oscar Figuera, secretario general del PCV y diputado a la Asamblea Nacional, es uno de esos cuatro militantes que inician la guardia de honor a Carrera: "Un patriota de toda la vida que abrigó el pensamiento marxista leninista de forma permanente y consecuente hasta el último día de su vida".
Jerónimo comenzó su formación revolucionaria en el histórico Partido Comunista Francés. En 1947, dos años después de que finalizó la Segunda Guerra Mundial, Carrera representó a Latinoamérica en el Primer Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes, que se celebró en Praga.
Desde ese momento hasta la tarde de este 29 de abril, Carrera militó durante 67 años de manera ininterrumpida en un mismo partido y una misma ideología.
"Fue un internacionalista a plenitud. Uno de los ejes fundamentales de quienes militamos en el PCV, es el convencimiento de que la clase obrera es una sola a escala mundial y, por tanto, es necesario siempre luchar frente al capital, que también es mundial", dice Figuera.
Disciplina y organización

Perfecto Abreu Nieves, secretario nacional de organización del Comité Central del PCV, recuerda que conoció a Carrera en el movimiento sindical y en la Central Unitaria de Trabajadores de Venezuela (CUTV), donde Carrera era miembro del Consejo Central. "Lo conocí ahí y luego en la dirección de la Revista Internacional, donde él era nuestro representante".


Abreu lo recuerda como un hombre disciplinado, que siempre estuvo apegado a las decisiones del partido aún cuando podía tener algunas diferencias con los planteamientos. También destaca de él su solidaridad y modestia, a pesar del bagaje cultural que tenía.


"Jerónimo fue un buen amigo. Además era un hombre que con esa cultura, con esa formación ideológica que tenía, indudablemente tenía mucha capacidad para comprender al ser humano, para evaluar lo suficientemente a cada persona y tener la humildad de ver a cada uno con sus opiniones y respetarlas", relata.


Figuera, por su parte, rescata de los aportes de los aportes de Carrera en tiempos de persecución y clandestinidad.


"Cuando las épocas de persecución de nuestro partido, particularmente en los tiempos de Pérez Jiménez, en los tiempos de la lucha armada de 1960, que el PCV era proscrito, ilegalizado por la dictadura perezjimenista, por la seudo-democracia betancurista, de Leoni y del puntofijismo, una de las responsabilidades fundamentales de Carrera era garantizar la logística para que cuadros del partido pudieran salir del país sin ser detenidos y otros pudieran ingresar a cumplir tareas en Venezuela", recuerda el diputado comunista.
Carrera era, pues, responsable de montar la estructura de la movilización internacional de los cuadros del partido, que eran perseguidos también por la CIA y otros agentes internacionales anticomunistas.
La crítica
Carlos Aquino es enfático al explicar que la militancia por 67 años de Carrera estuvo marcada por la crítica constante y la transformación.
Aquino precisa que un elemento característico de Jerónimo y de los comunistas es que se encuentran en permanente proceso de revisión, análisis y no se guían por dogma ni recetarios, ni actúan según unos pasos establecidos.
"Cada evento en el que participamos, cada acontecimiento que analizamos lo hacemos a la luz de un principio básico: el análisis concreto para la realidad concreta. Carrera era un militante permanentemente analítico, crítico y autocrítico, y en el transcurso de estos años de proceso bolivariano, tenía una visión muy crítica de la situación del país y con las políticas que se venían aplicando", puntualiza Aquino. 

Frases como "eliminar el jalamecatismo" y "estar con Chávez incluso con sus errores", demuestran, para Aquino, lo que Carrera observaba del ambiente político del país.
"Nosotros somos seguidores de conceptos, ideas, principios, planteamientos, de un proyecto de país, eso es lo que nosotros seguimos y lo que nos ha permitido seguir con más de 80 años como partido. Ya han ido desapareciendo físicamente nuestros cuadros fundadores, pero la organización se mantiene porque nunca ha girado en torno a una individualidad, jamás".


Carrera defendía la necesidad de avanzar en la construcción de una dirección colectiva del proceso revolucionario, y de la industrialización del país.


"Uno revisa los documentos y posiciones de Carrera y se pueden identificar señalamientos críticos con respecto a entender lo positivo que ha llevado la política de redistribución de la renta petrolera, pero si esa redistribución no se canaliza también para lograr un proceso de industrialización, nos vamos a quedar con una economía que sigue siendo rentista y no es productiva", explica Aquino sobre el pensamiento de Carrera.
Aquino acierta al decir que el mérito de este dirigente comunista no es haber vivido 90 años, pues eso en sí en un privilegio; "el mérito es ser consecuente con tus principios e ideas esos 90 años como él lo hizo".
¡Camarada Jerónimo Carrera, presente y siempre consecuente!

Figuera añade a los aportes del dirigente comunista sus contribuciones teóricas. "El compromiso que tenemos para honrar su memoria es seguir cumpliendo todos los días con el trabajo revolucionario, seguir liquidando toda forma de explotación de los capitalistas y la burguesía frente a los trabajadores, seguir trabajando de forma permanente para lograr la liberación definitiva de nuestro pueblo y así construir de verdad una patria soberana, una gran patria latinoamericana".
Agrega: "Por las herencias y tradiciones patrióticas del pueblo venezolano, donde Bolívar fue un ejemplo de la lucha libertaria, solidaria, internacionalista por la liberación de nuestros pueblos. Bolívar también fue un ejemplo en la vida de Carrera".
El estudio del pensamiento bolivariano desde la visión marxista fue compilado por Jerónimo en 1987 en el libro Bolívar visto por marxistas, que es una recopilación de obras de autores internacionales que escriben y analizan el papel de Bolívar en la historia.
En este sentido, recuerda Héctor Rodríguez, secretario general de la Juventud Comunista de Venezuela, que Carrera aportó importantes reflexiones en el debate sobre el pensamiento marxista y el ideal bolivariano.

"Analizábamos la identidad que existía entre esos dos colosos del movimiento revolucionario a escala mundial (Bolívar y Marx), y cómo se conjugaban en el proceso venezolano para dar impulso a esta etapa de cambio que estábamos llevando a cabo. Jerónimo fue una pieza fundamental en el desarrollo de ese debate", agrega el joven.
La lectura, el análisis y el estudio fueron elementos fundamentales en la vida de Carrera. Por esa razón, es definido por sus amigos como un hombre de integral con el que se podía conversar de arte, música, cine, política, filosofía y otros temas. Carlos Aquino, director de Tribuna Popular, órgano del Comité Central del PCV, recuerda que entre los personajes históricos que más citaba se encontraba Lenin, cuya experiencia de vida y militancia era destacada constantemente por Carrera.
"Cada intercambio con él era una experiencia formativa. Nos recomendaba siempre los clásicos del marxismo El Manifiesto Comunista, El Capital, pues él fue un gran lector, aprendiz y sobre todo maestro", añade Janohy Rosas, secretaria nacional de organización del Consejo Central de la Juventud Comunista de Venezuela.


AVN

No hay comentarios:

Publicar un comentario