miércoles, 23 de febrero de 2011

Oferta educativa oficial superior apenas cubre 14% de bachilleres egresados en Bogotá

Boletín de prensa

•    Por fuera del sistema quedan 90.000 alumnos, en su mayoría de estratos 1,2 y 3.

Bogotá no puede repetir el error del sistema educativo nacional en el sentido de intentar limitar la llamada “educación superior” a la formación de jóvenes en los campos técnico y tecnológico profesional, despreciando el desarrollo de profesionales que contribuyan a la consolidación de un modelo de avanzada en el plano científico y tecnológico, dijo el concejal Jaime Caicedo Turriago durante el debate sobre la articulación educativa en el cabildo distrital.

Criticó con energía el hecho de que la Secretaría de Educación del Distrito hubiese dejado de lado la oferta de la Universidad Distrital para desarrollar con ella el proceso de articulación de la educación media y superior, para hacerlo con cerca de 27 instituciones distintas, la mayoría de las cuales no brinda garantías suficientes de calidad en la formación de los estudiantes. “La Universidad Distrital no sólo tiene  un nivel muy superior de calidad respecto de muchas de las instituciones privadas efectivamente contratadas, sino que además perdió una oportunidad de oro para financiar su fortalecimiento institucional y ampliar su influencia y cobertura en la ciudad”, indicó el concejal Caicedo Turriago.

Señaló que si bien Bogotá, en las dos últimas administraciones, ha realizado un gran esfuerzo para ampliar la cobertura de la educación superior, comparado con los logros de la Nación, aun hay un importante número de estudiantes, especialmente de los estratos más pobres, que están por fuera del sistema. “Bogotá pasó de una cobertura en educación superior de 54,5% en 2002, a 70,2% en 2009, mientras que la Nación presentó indicadores de 24.24% y 35.30% para esos mismos años. Esto representa un gran esfuerzo de las administraciones del Polo. No obstante, aún quedan poco más de 90 mil estudiantes por fuera del sistema, lo que implica un enorme desafío para la ciudad”.

“Sin embargo, por encima del problema que representa ampliar la cobertura en el nivel superior, está el asunto crucial no sólo de la calidad, sino de la orientación de las políticas para saber qué clase de profesionales egresan y que contribución van a hacer al desarrollo científico-técnico. Lo que muestran las políticas actuales en la ciudad es que estamos dando prelación a la formación de mano de obra calificada, pero no le estamos apuntando a elevar sustancialmente el nivel de formación para responder al reto del desarrollo científico y de la creación de nuevo conocimiento. Esto se comprueba en el estancamiento de la tasa de cubrimiento de la educación universitaria, mientras que la técnica y la tecnológica presentan crecimiento sostenido”, señaló.

Así las cosas, en opinión del cabildante del Polo Democrático Alternativo, “la ciudad está prefiriendo plegarse a las imposiciones de la banca multilateral representada en el BID y el Banco Mundial, que a través de sus políticas nos dicen que estamos destinados a producir técnicos y tecnólogos, mientas los países desarrollados se reservan el campo para el dominio del conocimiento en la ciencia y la tecnología avanzadas. Esto es inaceptable, por lo que la ciudad tiene que reorientar urgentemente sus

PCC/

No hay comentarios:

Publicar un comentario