martes, 15 de febrero de 2011

Maniobras de Corea del Sur y EE.UU. amenazan con aumentar tensión en Península Coreana

Las maniobras militares por parte de Corea del Sur podrían llevarse a cabo este sábado. (Foto: EFE)
Corea del Sur y Estados Unidos prevén realizar nuevas maniobras militares conjuntas a finales de este mes, por lo cual se pronostica un incremento de la tensión en la Península Coreana, ya que la República Popular Democrática de Corea considera este tipo de acciones como provocaciones en su contra. 
El mando militar estadounidense anunció que los ejercicios serán realizados por 12 mil 800 efectivos de EE.UU. Y otros 200 mil de Corea del Sur. Se reconoció que las maniobras simularán acciones contra Corea del Norte.

Los ejercicios, que se denominarán Key Resolve y Foal Eagle, se efectuarán del 28 de febrero al 10 de marzo.

Poco antes, una fuente del Gobierno surcoreano anunció la presencia de un portaaviones estadounidense en las operaciones, denunciadas por Corea del Norte como ensayos de guerra contra su territorio.

En la edición de 2009 de la primera de esas maniobras intervino un buque similar, el John C. Stennis, de propulsión nuclear.

Según el general Walter Sharp, comandante del citado mando, se ejercitarán acciones para un número de escenarios reales más allá de derrotar un ataque convencional.

Mientras, un portavoz del Estado Mayor Conjunto de Surcorea dijo que el Key Resolve se concentrará en tácticas para evitar "provocaciones del Norte".

El anuncio parece hundir la esperanza de una situación menos tensa en la península luego de que Pyongyang propuso a Seúl a principios de año sostener un diálogo incondicional con vistas a facilitar un mejoramiento de las relaciones y la reunificación.

A esa iniciativa se sumaron otras también dirigidas a reducir las tensiones, incluidas conversaciones militares de alto nivel que tuvieron contactos de trabajo preparatorios, pero sin llegar a concretarse ante la actitud provocativa asumida por la delegación surcoreana, según denunció la otra parte.

La situación en la zona se agravó desde el pasado 23 de noviembre, cuando Corea del Norte respondió a disparos contra sus aguas jurisdiccionales hechos desde la isla Yeonpyeong, con saldo de cuatro muertos y varios heridos para el Sur.

Norcorea calificó el incidente de provocación instigada por Estados Unidos y su reacción de acto de defensa.

Las tensiones se mantenían elevadas desde marzo tras el hundimiento de la corbeta Cheonan, atribuido por Surcorea a la otra parte, que rechazó las acusaciones y pidió enviar expertos para investigar lo ocurrido en el lugar de los hechos, pero la solicitud fue denegada.

teleSUR-Yonhap-Pl/MFD

No hay comentarios:

Publicar un comentario