lunes, 24 de enero de 2011

La abstención: gran protagonista en presidenciales portuguesas

Anibal Cavaco Silva
Lisboa.- (PL) La elevada abstención, de 53,3 por ciento, fue la gran protagonista de las elecciones presidenciales celebradas este domingo en Portugal, donde el conservador Anibal Cavaco Silva resultó reelecto para un nuevo mandato de cinco años.

Con casi la totalidad de los votos escrutados, el actual jefe de Estado y representante del derechista Partido Social Demócrata (PSD), se coronó triunfador de los comicios con el apoyo del 52,9 por ciento del electorado, informaron hoy aquí fuentes oficiales.


Detrás del dirigente del PSD, principal fuerza de la oposición, se ubicó, con el 19,7 por ciento de los votos, el poeta Manuel Alegre, respaldado por el Partido Socialista del primer ministro luso, José Sócrates, que gobierna en minoría desde 2009.

Según la Comisión Nacional Electoral (CNE), el tercer lugar correspondió al candidato independiente Fernando Nobre, considerado la sorpresa de la justa, que alcanzó el 14,1 por ciento de respaldo popular.

El CNE atribuyó la escasa concurrencia a las urnas a problemas en el sistema informático montado para la jornada electoral y a la ola de frío registrada la víspera en este país ibérico, la cual retrajo a las personas de avanzada edad.

Los analistas, sin embargo, achacaron este fenómeno al creciente descontento de los portugueses con la situación social que enfrenta la nación lusa y a la falta de credibilidad de su clase política, que genera un alto grado de indiferencia por parte de la ciudadanía.

El distrito más perjudicado por la baja participación fue el de las islas Azores, con un 68,9 por ciento de abstención, es decir, que apenas votaron tres de cada 10 habitantes.

Le siguieron Braganza y Vila Real, donde las bajas temperaturas marcaron la jornada, con un 60,9 y un 59,9 por ciento, respectivamente.

Además de la abstención, también resultó significativo el alto número de votos en blanco y nulos.

En total, se contabilizaron 191 mil de los primeros y 86 mil de los segundos, lo que representa, en ese orden, un 4,3 y un 1,9 por ciento.

Estas cifras superaron los niveles históricos de estos índices, registrados en 1991 cuando las papeletas en blanco sumaron un 2,0 por ciento y las nulas un 1,0 por ciento.

Cavaco Silva, por tanto, sólo recibió el voto de la mitad de los 9,6 millones de electores convocados a las urnas para escoger al próximo presidente, un cargo sin funciones ejecutivas y cuyas tareas principales son moderar, sancionar las leyes y convocar elecciones.

El gran número de ciudadanos que no concurrió a las elecciones superó el 49,71 por ciento de las celebradas en 2001, en las que el socialista Jorge Sampaio (1996-2006) fue reelegido presidente para un segundo mandato.

La abstención llegó en aquella ocasión al 50,29 por ciento, la más elevada hasta este domingo.

Sócrates prometió una "cooperación leal" con el reelecto jefe de Estado y estimó que "los portugueses optaron por no cambiar y por la estabilidad política".

Portugal se encuentra en el centro de la crisis de deuda soberana de la zona euro y muchos analistas consideran que, más temprano que tarde, solicitará ayuda a la Unión Europea y al Fondo Monetario Internacional, como ya lo hicieron Grecia e Irlanda.

A juicio de observadores, el destino político y económico de este país es importante para el resto de Europa, porque un virtual colapso de su gobierno alimentaría la crisis de deuda del continente

No hay comentarios:

Publicar un comentario