martes, 4 de enero de 2011

En América Latina tuvimos miedo hasta de pensar, afirmó Correa

Presidente ecuatoriano Rafael Correa.
Quito.- (PL) "Una de la grandes crisis de América Latina fue que tuvimos miedo hasta de pensar, después (...) nos regimos por políticas emanadas de un consenso donde no participamos los latinoamericanos", afirmó el presidente ecuatoriano Rafael Correa.
En entrevista concedida al periodista Ignacio Ramonet en diciembre pasado y que publicó la víspera de forma íntegra el diario oficial El Ciudadano, Correa subraya que "llegó la hora de pensar sin miedo y desde América Latina se puede proponer mucho al mundo".

"Más aún desde esa visión de izquierda, pero izquierda moderna, sin miedo, enfrentando los errores en que caímos en el pasado", y subraya que "lo que más daño le puede hacer a la izquierda son los dogmatismos, vivir en función de nuestras fijaciones ideológicas".

En lugar de ello, llamó a pensar "en función de respuestas a las necesidades de los pobres y de las grandes mayorías".

Entonces, acotó, esa es la reflexión continua que debemos hacer, autocrítica, enriquecernos mutuamente, intercambiar experiencias, reforzarnos en los aspectos en que cada uno es fuerte.

"Podemos generar mucho pensamiento, reflexión y mucha autocrítica, que tal vez fue lo que le faltó a la izquierda ortodoxa", dijo.

"Para la oligarquía latinoamericana, para los grupos más reaccionarios norteamericanos, los halcones norteamericanos, la democracia en América Latina es buena hasta que ellos digan que hay que cambiarla", señaló el mandatario ecuatoriano. "La democracia no les interesa en absoluto (a esos grupos), lo que les interesa es mantener sus privilegios, mantener sus posiciones de poder, por eso permanentemente los países progresistas de la región tenemos que soportar conspiraciones", recalcó.

"Venezuela (2002), Bolivia (2008), Honduras (exitoso el 2009), fracasado en Ecuador (2010), todos golpes de Estado atípicos, tal vez el más cercano a lo típico fue el de Honduras", recordó Correa.

"Antes, los golpes de Estado en América Latina se realizaban cuando un general venía con su fuerza, sacaba al presidente y tomaba el poder. Eso ya es imposible, al menos en Latinoamérica, por esto tienen que camuflarlo en otras formas", recalcó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario