lunes, 20 de diciembre de 2010

¡Viva WikiLeaks! “Sicko” no fue prohibido en Cuba

Caricatura: Osvaldo Gutiérrez Gómez
Wikileaks hizo ayer algo increíble y publicó un cable clasificado por el Departamento de Estado que trataba, en parte, sobre mí y mi película, ‘Sicko’.


Es una mirada impresionante a la naturaleza orwelliana de cómo los burócratas del Estado hacen girar sus mentiras y tratan de recrear la realidad (supongo que para aplacar a sus jefes y decirles lo que quieren escuchar).

La fecha es el 31 de enero del 2008. Tan sólo unos días después que Sicko fuera nominada al Oscar como Mejor Documental. Esto debe de haber vuelto loco a alguien en el Departamento de Estado de Bush (su Departamento del Tesoro que enseguida me había notificado que estaban investigando cuáles son las leyes que podía haber roto al llevar a tres de los primeros rescatistas del 11 de noviembre a Cuba para que se les diera  la atención médica que se le había negado en los Estados Unidos).

El ex-ejecutivo de seguros de salud Wendell Potter reveló recientemente que la industria del seguro - que había decidido gastar millones para ir en mi contra y, si fuese necesario “empujar a Michael Moore por un precipicio “- había comenzado a trabajar con los cubanos anticastristas en Miami con el fin de hacerlos hablar para que calumniaran mi película.

Así, el 31 de enero del 2008, un funcionario del Departamento de Estado estacionado en La Habana tomó una historia inventada y la envió de regreso a su sede en Washington. Esto es  lo que ellos sugerían:
XXXXXXXXXXXX declaró que las autoridades cubanas han prohibido el documental de Michael Moore, “Sicko”, por ser subversivo. Aunque la intención de la película es desacreditar el sistema de salud de los EE.UU., poniendo de relieve la excelencia del sistema cubano, dijo que el régimen sabe que la película es un mito y no quiere arriesgarse a una reacción popular al mostrar a los cubanos instalaciones que claramente no están disponibles para la gran mayoría de ellos.
¿Suena convincente eh? ¡Sólo hay un problema: todo el pueblo de Cuba vio la película en la televisión nacional el 25 de abril del 2008! A los cubanos les gustó tanto la película que se convirtió en una de esas raras películas norteamericanas que recibió una distribución en los cines de Cuba. Personalmente, me encargué que una copia de 35 mm llegara al Instituto de Cine de La Habana.

La proyección de ‘Sicko’ se realizó en ciudades a lo largo de todo el país. En La Habana, ‘Sicko’ fue proyectado en el famoso Cine Yara. Pero el cable secreto dijo que a los cubanos se les prohibió ver mi película. Hmmm.

También sabemos por otro documento secreto de los EE.UU. que “el desencanto de las [masas en Cuba] se ha extendido por todas las provincias” y que “toda la provincia de Oriente está hirviendo de odio” contra el régimen de Castro. Existe una gran rebelión subterránea activa, y “los trabajadores fácilmente dan todo el apoyo necesario,” con todo el mundo involucrado en un “sabotaje sutil” contra el gobierno. La moral es pésima en todas las ramas de las fuerzas armadas, y en caso de guerra el ejército “no va a pelear.” Tremendo - ¡este cable está caliente!

Por supuesto, este cable secreto de los EE.UU. es del 31 de marzo de 1961, tres semanas antes de que Cuba pateó algunos traseros en la Bahía de Cochinos.

El gobierno de los EE.UU. ha estado pasando estos documentos “secretos” a sí mismo en estos últimos cincuenta años, explicando en detalle minucioso cuán terrible está la situación en Cuba y cómo los cubanos están sufriendo en silencio para que podamos regresar y asumir el control. No sé por qué escribimos estos cables, supongo que sólo nos hace sentir mejor con nosotros mismos. (Cualquier persona curiosa puede encontrar un museo entero de cables de deseos cumplidos de los EE.UU. en el sitio web del Archivo de seguridad Nacional.)

Entonces, ¿qué hacer con un casi falso cable “secreto”, especialmente uno que lo involucra a usted y la película? Bueno, usted espera que un periódico responsables investigue y que grite a los cuatro vientos lo que descubra.

Pero WikiLeaks dio ayer a conocer el cable de ‘Sicko’ en Cuba a los medios de comunicación - y ¿qué hicieron con él? ¡Lo hicieron circular como si fuera verdad! Aquí está el titular en el periódico The Guardian: “Wikileaks: Cuba prohibió Sicko por describir ‘un mítico’ sistema de salud. Las autoridades temían que las imágenes de los relucientes hospitales en el filme de Michael Moore, nominado al Oscar, provocara una reacción popular.”

Y ni un ápice de una investigación profunda para saber si Cuba había prohibido realmente  la película! De hecho, todo lo contrario. La prensa de derecha comenzó a tener un día de maniobras reportando una mentira (Andy Levy, de Foxdos vecesRevistaReasonHot Air, además de un montón de blogs). Lamentablemente, incluso BoingBoing y mis amigos de The Nation escribieron sobre ella sin escepticismo. Así que aquí tenemos a Wikileaks, que se ha puesto en la línea para encontrar y liberar estos cables a la prensa - y los periodistas tradicionales, una vez más demasiado perezosos para levantar un dedo, apuntar y hacer clic en el ratón para acceder a Nexis o buscar a través de Google, y mira a ver si Cuba realmente “prohibió la película.” Si tan solo un reportero hubiera hecho esto, esto es lo que habría encontrado:

Cubadebate

No hay comentarios:

Publicar un comentario