martes, 23 de noviembre de 2010

Cerrarle el paso a la impunidad de la ultraderecha


El PCC rechaza la jugada provocadora de la ultraderecha colombiana en complicidad con el presidente de la república de Panamá para asegurar la impunidad de los más íntimos colaboradores del gobierno narco paramilitar de Álvaro Uribe Vélez.

La solidaridad entre los pueblos latinoamericanos reclama denunciar toda connivencia con los verdugos del pueblo colombiano, responsables de la persecución política y favorecedores de la violación de los derechos humanos.

Las fuerzas democráticas deben exigir a la Fiscalía colombiana la extradición de las personas sujetas a investigación. Al mismo tiempo, reclamar del gobierno panameño el respeto por los procesos de judicialización a personas comprometidas en graves violaciones a los derechos democráticos, las libertades y garantías individuales y colectivas.

Es importante reclamar de la Comisión de acusaciones de la Cámara el inicio de una investigación real, a fondo y justa sobre la responsabilidad del ex presidente Uribe en el ejercicio autoritario del poder, la violación de los derechos civiles y políticos consagrados por la Constitución colombiana y sus graves consecuencias en los crímenes de lesa humanidad cometidos al amparo de la política de guerra civil bajo la cobertura de la pretendida seguridad democrática.

PARTIDO COMUNISTA COLOMBIANO

Bogotá, noviembre 22 de 2010


Video: !“Fuera el carnicero Uribe de honduras”!


"Conflicto Costa Rica-Nicaragua": Una justificación a la política de guerra del imperialismo yanqui

A esta redacción llegó un pronunciamiento suscrito por el Partido Obrero Socialista (POS) Costa Rica, en relación a lo que ha sido llamado el "Conflicto Costa Rica-Nicaragua". A continuación el texto del mismo:

“Conflicto Costa Rica-Nicaragua”, una justificación a la política de guerra del imperialismo yanqui y de la transformación de Costa Rica en una base militar estadounidense.

Desde hace unas semanas se ha dado a conocer lo que se denomina como “una violación a la soberanía costarricense” por parte de fuerzas militares nicaragüenses, que se han apostado en una zona de la Isla Calero como parte de labores de draga que hace el vecino país en el Río San Juan. Siga..

¿Estados Unidos: qué hay con la paz en Latinoamérica?

El despliegue militar de Estados Unidos en Latinoamérica a través del aumento de sus bases militares y la acción coordinada entre estas y la IV Flota, podrían poner en peligro la estabilidad de la región.

Según un informe de la Oficina en Washington para América Latina (WOLA), esta expansión estratégica podría provocar como respuesta una carrera armamentista en la zona, semejante a la de la Guerra Fría.

El reposicionamiento de Estados Unidos en la zona evidencia que la diplomacia se reemplaza nuevamente por una fórmula agresiva, asegura la WOLA.

En contrapartida, gobiernos latinoamericanos refuerzan sus relaciones con potencias militares como Rusia, China o Francia y realizan grandes inversiones en la compra o en la tecnología de armamentos de punta.

En los últimos 5 años, los gastos en la adquisición de armas en América Latina crecieron cerca de un 150 por ciento, revela una investigación del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos del Reino Unido. No obstante, el general Douglas Fraser, Jefe del Comando Sur de Estados Unidos, declaró al Diario de Las Américas que no veía una amenaza militar convencional hacia su país.

Señaló que la presencia estadounidense en Latinoamérica respondía a "un desafortunado grupo de circunstancias".

Entre ellas citó al tráfico de drogas y de personas, así como a los desastres naturales, que también -a su juicio- podrían provocar éxodos masivos hacia Estados Unidos, aunque indicó también la actitud de algunos gobiernos como el de Venezuela.

De acuerdo con el Observatorio Latinoamericano de Geopolítica, el despliegue de Estados Unidos no se concentra últimamente en el control de los territorios donde ha multiplicado sus bases militares, como sucedió años atrás.

Al parecer, la existencia de estos enclaves, unida a la implementación de nuevas estrategias, podría garantizar ahora un control casi absoluto de toda la región, asegura el Observatorio.

radioguaimaro.co.cu

No hay comentarios:

Publicar un comentario