viernes, 22 de octubre de 2010

El error ha sido permitir la coadministración de la derecha dice el concejal del Polo Jaime Caicedo


Boletín de prensa

• Petro no aporta pruebas para judicializar a nadie. En cambio, enloda gravemente al Polo, dice concejal Jaime Caicedo
• Los comunistas no toleramos la corrupción ni la impunidad; si hay responsabilidades individuales, tienen que ser resueltas sin dilación por el sistema judicial.

Mediante constancia que radicará ante el Concejo de la ciudad, el cabildante del Polo Democrático Alternativo Jaime Caicedo dijo enfáticamente que no cohonesta ni transige ante la corrupción y que exige de los organismos de control prontos resultados sobre la ola de denuncias sobre presunta corrupción en la administración distrital, al tiempo que señaló como insubstancial la declaración de Gustavo Petro en torno a este tema.

Al respecto, Caicedo afirmó que las pretendidas denuncias de Petro y su grupo no agregan nada nuevo a lo que ya ha dicho el contralor distrital en el sentido de que hay cinco grandes contratistas que monopolizan un segmento importante de la contratación pública en Bogotá, sin que ello de por sí constituya ilegalidad alguna.

“El problema a mi juicio no es éste, puesto que estos contratistas son los mismos que actúan como un cartel en toda la contratación del país. El asunto está en el sistema de contratación que las oligarquías han impuesto en Colombia, diseñado para que ellas mismas se favorezcan a través de un complejo pero eficiente entramado que implica aparente solidez financiera e influencia en los poderes políticos nacionales para acumular capital bajo una modalidad parasitaria y mafiosa. Ninguno de esos contratistas hoy señalados es miembro del Polo, pero ellos sí financian a diversos grupos uribistas y algunos de ellos monopolizan contratos viales y de obras públicas incumplidas en el país”, denunció Caicedo Turriago.

Indicó que si por algo se puede reclamar a los alcaldes del Polo en Bogotá es por “prestarse a cohabitar la administración distrital con representantes de la derecha tradicional, sin atreverse a enfrentar el modelo imperante y sin empoderar y dar medios de control a la base popular. Estamos ante un poder permanente de la ciudad, en cabeza de un puñado de grandes capitalistas, contratistas y burócratas del establecimiento, que sigue mangoneando a su antojo los recursos públicos y el poder político, frente a un poder transitorio representado por un alcalde que no logra zafarse de la maraña burocrática y política tendida con habilidad y precisión para atar el progreso de la ciudad.”, señaló Caicedo.

Las diferencias políticas no se zanjan con chantajes. Siga..



Constancia del concejal Jaime Caicedo ante el concejo y la ciudadanía de Bogotá

Denuncias sin pruebas, otra forma de golpear al polo

Las denuncias dadas a conocer por un grupo de miembros del Polo Democrático Alternativo acerca de la existencia de un cartel de contratación pública en la ciudad no agregan nada nuevo a lo que el contralor distrital y otras instancias de investigación han revelado, en el sentido de que cinco grandes grupos económicos controlan la contratación pública en Bogotá, los mismos que tienen fuerte presencia en toda la contratación a nivel nacional.

Tales denuncias tampoco aportan pruebas para judicializar a nadie, mientras los verdaderos corruptos mueren de risa. Lo que sí logran los pretendidos denunciantes, con el eco orquestado de los medios masivos, es enlodar al Polo Democrático, reitero, sin prueba alguna. El veneno está en golpear al Polo justo cuando está en marcha la ofensiva de la derecha para desestabilizar la alcaldía de Bogotá.

Usar la lucha anticorrupción como manera de dividir el Polo, echando el agua sucia en sus contradictores, es una traición. Las diferencias políticas no se zanjan ni por la violencia ni por el chantaje. Menos aun por el oportunismo divisionista que incita y aplaude la derecha.

Dejo constancia enfática de que los comunistas no cohonestamos ni transigimos ante la corrupción. Reiteramos nuestra exigencia, varias veces expuesta en este mismo escenario y en los medios de comunicación, para que se lleven a cabo las investigaciones necesarias por parte de los organismos competentes donde aparezcan nombres y pruebas, no consejas, rumores ni suposiciones.

El error de los alcaldes del Polo ha sido prestarse a cohabitar la administración distrital con representantes de la derecha tradicional, sin atreverse a enfrentar el modelo imperante y sin empoderar ni dar medios de control a la base popular. Estamos ante un poder permanente de la ciudad, en cabeza de un puñado de grandes capitalistas, contratistas y burócratas del establecimiento, que sigue mangoneando a su antojo los recursos públicos y el poder político, frente a un poder transitorio representado por un alcalde que no logra zafarse de la maraña burocrática y política tendida con habilidad y precisión para atar el progreso de la ciudad. Siga..

Constancia ante el concejo y el pueblo de Bogotá

Las denuncias dadas a conocer ayer por algunos miembros del Polo Democrático Alternativo acerca de la existencia de un cartel de contratación pública en la ciudad no agregan nada nuevo a lo que el contralor distrital y otras instancias de investigación han revelado, en el sentido de que cinco grandes grupos económicos monopolizan la contratación pública en Bogotá, los mismos que tienen fuerte presencia en toda la contratación a nivel nacional.

Tales denuncias tampoco aportan pruebas para judicializar a nadie, mientras los verdaderos corruptos se mueren de risa. Lo que sí logran los pretendidos denunciantes, con el eco orquestado de los medios masivos, es enlodar al Polo Democrático, reitero, sin prueba alguna. El veneno está en golpear al Polo justo cuando está en marcha la ofensiva de la derecha para desestabilizar la alcaldía de Bogotá.

Usar la lucha anticorrupción como manera de dividir el Polo, echando el agua sucia en sus contradictores es una traición. Las diferencias políticas no se zanjan ni por la violencia ni por el chantaje. Menos aun por el oportunismo divisionista que incita y aplaude la derecha.

Dejo constancia enfática de que los comunistas no cohonestamos ni transigimos ante la corrupción y reiteramos nuestra exigencia, varias veces expuesta en este mismo escenario y en los medios de comunicación, para que se lleven a cabo las investigaciones necesarias por parte de los organismos competentes donde aparezcan nombres y pruebas, no consejas, rumores ni suposiciones.
El error de los alcaldes del Polo ha sido prestarse a cohabitar con representantes de la derecha tradicional, sin atreverse a enfrentar el modelo imperante y sin empoderar ni dar medios de control a la base popular. Estamos ante un poder permanente de la ciudad, en cabeza de un puñado de grandes capitalistas, contratistas y burócratas del establecimiento, que sigue mangoneando a su antojo los recursos públicos y el poder político, frente a un poder transitorio representado por un alcalde que no logra zafarse de la maraña burocrática y política tendida con habilidad y precisión para atar el progreso de la ciudad. Siga..

Un paso menos para la vigencia en Colombia de la Convención contra la desaparición forzada

Por: Comisión Colombiana de Juristas

En la sesión del 19 de octubre, la Plenaria de la Cámara de Representantes aprobó en cuarto debate el proyecto de ley por medio del cual se aprueba la “Convención internacional para la protección de todas las personas contra las desapariciones forzadas” (“la Convención”), adoptada por unanimidad por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 20 de diciembre de 2006.

La Convención consagra de manera expresa un nuevo derecho: el derecho absoluto de toda persona a no ser sometida a desaparición forzada. Asimismo, es el primer tratado de derechos humanos que establece el derecho a la verdad que le asiste a los familiares de desaparecidos. Sus disposiciones permiten reforzar las herramientas normativas en materia de prevención, investigación y castigo de este crimen, y prevén garantías para la satisfacción de los derechos de las víctimas y sus familiares. Entre otras, conviene destacar que establece el Comité contra la Desaparición Forzada, con el propósito de verificar si los Estados que suscriben la Convención cumplen con las obligaciones que han contraído en virtud de ella. Una de las funciones del Comité es la de conocer peticiones que alleguen particulares denunciando posibles casos de desaparición forzada cometidos por Estados que han ratificado la Convención. Siga..

No hay comentarios:

Publicar un comentario