lunes, 9 de noviembre de 2009

Miles de japoneses protestan contra las bases de EE.UU.



Por: Con información de EFE

Unas 21.000 personas salieron este domingo a las calles en la isla de Okinawa para protestar contra las bases estadounidenses en ese archipiélago meridional nipón días antes de que el presidente estadounidense, Barack Obama, visite Tokio.

Los manifestantes pidieron el cierre inmediato de la base aérea de Futemmma en la ciudad de Ginowan, en la mayor isla del archipiélago de Okinawa (sur de Japón) y exigieron que el primer ministro, Yukiuo Hatoyama, elegido en agosto, rechace el traslado de las instalaciones a la cercana Nago, unos kilómetros más al norte.

La multitudinaria manifestación pidió una posición más contundente del Gobierno japonés con respecto a los planes para desplazar las bases del Ejército de Estados Unidos en estas islas, después de que el ministro de Exteriores, Katsuya Okada, dijera que el tema será abordado con calma y no se tratará en profundidad durante la vista de Obama.

Según la agencia local Kyodo, los manifestantes reclamaron la salida los marines estadounidenses destinados en Okinawa y se opusieron al traslado de la base aérea de Futemmma tal y como acordaron ambos países previamente en 2006.

El acuerdo de 2006 incluía el traslado de 8.000 soldados estadounidenses a Guam, fuera del territorio japonés. Asimismo, acusaron al secretario de Defensa estadounidense, Robert Gates, de “intimidar al Gobierno japonés” con la petición de que el acuerdo sobre el traslado de la base antes de 2014 fuera cerrado antes de la llegada de Obama a Tokio, prevista para el viernes.

En las protestas también estuvieron presentes miembros del gubernamental Partido Democrático (PD) , que se oponen a los acuerdos y piden la salida de la base aérea del territorio japonés. A pesar de que Okinawa representa sólo el 0,6 por ciento del territorio nipón, alberga el 75 por ciento de todas las instalaciones militares de EEUU en el país asiático.

La presencia militar estadounidense en la isla, organizada en 14 bases que ocupan casi el 20 por ciento de la superficie de Okinawa, es un asunto de reivindicación permanente para la población local, que en su inmensa mayoría es contraria a esa presencia.


Partido Comunista Brasileiro se solidariza con el pueblo de Colombia


La solidaridad con el pueblo de Colombia es una exigencia de la historia
Comunicación de Miguel Urbano Rodrigues al Seminario Internacional sobre América Latina, promovido por el XIV congreso del PCB – Partido Comunista Brasileño – Rio de Janeiro, octubre de 2009

La decisión del gobierno de Obama de instalar en Colombia siete bases militares de Estados Unidos se inserta en la estrategia de dominación mundial de la nueva Administración norteamericana. El discurso de matices humanistas del actual Presidente y una campaña de propaganda arrasadora contribuyeron con que millones de personas creyesen que la política imperial de George Bush sería sustituida por una política de paz. Tal convicción es desmentida por la realidad.

Al declarar que la primera prioridad de su política exterior es vencer la guerra en Afganistán, Obama abrió la puerta para una escalada de violencia en Asia Central. Solamente la nominación del general Stanley Mc Chrystal – un criminal de guerra – para comandante operacional en la Región, es esclarecedora de las opciones del Presidente de Estados Unidos en un conflicto que trae a la memoria del pueblo norteamericano los fantasmas y traumas de Vietnam.

En América Latina, las iniciativas que confirman el retorno de una política “agresiva” son también inquietantes. El golpe en Honduras fue concebido y montado en reuniones realizadas en la Embajada de Estados Unidos en Tegucigalpa. La presencia, ahora permanente, de la IV Frota de la USNavy en aguas suramericanas traduce igualmente el objetivo de imponer por medios militares la voluntad de Washington en países que recusen someterse al poder imperial. En esa estrategia, la Colombia de Álvaro Uribe desempeña un rol fundamental. Siga..


Revelación de documento oficial de la Fuerza Aérea de EE.UU.

Las verdaderas intenciones detrás del Acuerdo Militar con Colombia*
Eva Golinger
Un documento oficial del Departamento de la Fuerza Aérea del Departamento de Defensa de Estados Unidos revela que la base militar de Palanquero, Colombia "garantiza la oportunidad para conducir operaciones de espectro completo por toda América del Sur".

Esta afirmación contradice las explicaciones dadas por el presidente Álvaro Uribe y el Departamento de Estado de EE.UU. sobre el acuerdo militar firmado el pasado 30 de octubre entre Washington y Colombia. Los gobiernos de Colombia y EE.UU. han mantenido públicamente que el acuerdo militar se trata solamente de operaciones y actividades dentro del territorio colombiano para combatir el narcotráfico y el terrorismo interno. El presidente Uribe ha reiterado múltiples veces —incluso en la reunión de la UNASUR en Bariloche, Argentina— que su acuerdo militar con Washington no afectará a sus vecinos. No obstante, el documento de la Fuerza Aérea de EE.UU. confirma lo contrario, e indica que las verdaderas intenciones y objetivos detrás del acuerdo son para poder realizar operaciones militares a nivel de región para combatir la "amenaza constante... de los gobiernos anti-estadounidenses".

El acuerdo militar entre Washington y Colombia autoriza el acceso y uso de siete instalaciones militares en Palanquero, Malambo, Tolemaida, Larandia, Apíay, Cartagena y Málaga. Adicionalmente, el acuerdo permite "el acceso y uso de las demás instalaciones y ubicaciones" por todo el territorio colombiano, sin restricciones. Junto con la imunidad plena que este acuerdo otorga a los militares, civiles y contratistas estadounidenses que entrarán a territorio colombiano en el marco del convenio, la autorización para que EE.UU. utilice cualquier instalación en el país, incluyendo a los aeropuertos comerciales, significa una entrega total de la soberanía colombiana. Siga..

Rechazan cancilleres del Grupo de Río bases militares yankis MONTEGO BAY, Jamaica. La amenaza para América Latina que representan las bases militares estadounidenses en esa región fue objeto de amplio debate por los cancilleres del Grupo de Río en su reunión aquí. Los cancilleres también condenaron el bloqueo contra Cuba y reclamaron el retorno de la institucionalidad a Honduras. Las bases están presentes en la historia de las agresiones, intervenciones y ocupaciones castrenses norteamericanas y son fundamento suficiente para interpretar el propósito de esa proyección trascendió en el debate. Siga..

Presidente Chávez: Una guerra contra Venezuela sería contra toda la región


No hay comentarios:

Publicar un comentario