miércoles, 11 de febrero de 2009




BOLETÍN DE PRENSA



* Jaime Caicedo expresó su total desacuerdo con medidas represivas como el toque de queda para los jóvenes.

* Convertir a los jóvenes en objeto de falsos positivos o prenderles candela es una perversa manera de expresar una tendencia a la criminalización de la protesta y el descontento juvenil.


Durante el debate en el Concejo de la ciudad sobre el tema de las denominadas "tribus urbanas" y de la situación de los jóvenes en la ciudad, el concejal del Polo Democrático Alternativo (PDA) Jaime Caicedo Turriago fustigó con firmeza lo que llamó "el modelo de represión yaconductamiento aplicado a través de medidas como el toque de queda, como expresión de una propuesta ultraconservadora y falsamente moralista", en contraste con las demandas concretas de atención, empleo y oportunidades de desarrollo que reclaman los jóvenes en la ciudad.

Caicedo, quien se ha desempeñado a lo largo de varios años como profesor de antropología de la Universidad Nacional, descalificó a aquellos que pretenden tipificar las conductas juveniles en función de su pertenencia a movimientos o mal llamadas "tribus urbanas", puesto que tal enfoque "desconoce los contextos sociales reales en que se desempeñan los jóvenes, plagados de falta de oportunidades y de alternativas dignas de ocupación y de empleo. Esta clasificación que hacen algunos más parece una clara expresión de decepción frente a su propia incapacidad como padres de estimular y aprovechar esa caudal creativo e innovador de los jóvenes frente a una sociedad que los acosa, los señala y los acorrala, sin brindarles verdaderas oportunidades de crecimiento y desarrollo pleno de su potencialidad", señaló el concejal Caicedo. Siga..

No hay comentarios:

Publicar un comentario