miércoles, 1 de octubre de 2008





BOLETÍN DE PRENSA




En derecho de petición interpuesto ante el Fiscal General de la Nación declara alarma cívica ante aparición de cuerpos de jóvenes. ¿Cómo se explica que personas que dejan su hogar tras una ilusión económica, en horas se transformen en combatientes e inexorablemente, sin excepción, todas mueran en combate?
Mediante derecho de petición de interés general interpuesto ante el Fiscal General de la Nación, el concejal del Polo Democrático Alternativo Jaime Caicedo exigió que el ente investigativo informe prontamente acerca de sus actuaciones en materia de desaparición de ciudadanos, al conocerse de forma adicional la existencia de 1.015 casos de desapariciones que reposan en los archivos de la entidad en los cuales se indaga la participación de 685 integrantes del ejército.

En lo que constituye uno de los más duros pronunciamientos hechos por el concejal, quien ha venido denunciando esta clase de situaciones a lo largo del presente año, la misiva señala de forma tajante que las explicaciones policiales frente a sus denuncias no corresponden a la verdad, puesto que las desapariciones han sido consideradas por los organismos de seguridad como "reclutamientos de grupos armados ilegales", cuando ahora se sabe que a pocas horas de abandonar sus hogares fueron asesinados en circunstancias aun no clarificadas.

El concejal Caicedo Turriago pregunta al Fiscal cómo puede entenderse semejante inconsistencia: "¿Cómo se explica que personas que dejan su hogar tras una ilusión económica, legítima o no, en horas se transformen en combatientes e inexorablemente, sin excepción ninguna, todas mueran en combate? ¿Qué clase de responsabilidad cabe a quienes califican el modo y la calidad de los fallecidos cómo "caídos en combate"? ¿En cuál combate? ¿En cuántos combates?"

A renglón seguido, el dirigente del Polo Democrático Alternativo cuestionó duramente tanto al ministro de Defensa Juan Manuel Santos como a los mandos militares. Citó al primero en su alocución ante suboficiales del ejército, cuando afirmó: ""Me dicen por ahí que todavía hay reductos dentro de nuestra Fuerza Pública que están exigiendo como resultado, cuerpos. Yo me resisto a creer que esto sea cierto". Al respecto, Caicedo se preguntó si "cabe interpretar como consecuencia de esa declaración del ministro, que el Ejército Nacional está exigiendo como resultados o positivos de sus operaciones, los cuerpos de ciudadanos colombianos con el objeto de estimular a la tropa en el marco de la guerra que promueve la política de seguridad y defensa democrática. Vale la pena preguntar también si el presupuesto del Ejercito Nacional tiene previsto asignar sobre-sueldos, primas o pagos adicionales a quienes presenten resultados y que además se encuentren en zonas de conflicto, medida que evidentemente, de manera perversa, promovería éste tipo de agresiones a los derechos humanos y al derecho internacional humanitario".

Agregó que "sería gravísimo para la sociedad que se estuviera aplicando, como en épocas anteriores, modalidades de "limpieza social" y que se pretenda justificarlas al alegar los probables antecedentes judiciales de las víctimas, pues nada puede justificar los crímenes de lesa humanidad. Mucho peor podría llegar a ser si se confirma la vinculación de funcionarios del Estado, pagados con los impuestos de los contribuyentes, dedicados a la violación de los derechos humanos".

"La pena de muerte no existe en Colombia. Hay que poner fin a esta terrible amenaza a la seguridad ciudadana. Más grave aún, si pretende camuflarse y justificarse con el conflicto armado interno del cual el gobierno nacional niega la existencia. Terrible, en fin, que estas violaciones se enfoquen contra los jóvenes y que se mire a la juventud únicamente con la óptica de la delincuencia", culminó Caicedo Turriago.


No hay comentarios:

Publicar un comentario