martes, 26 de agosto de 2008

BOGOTÁ DEBE SEGUIR EJEMPLO DE MEDELLÍN

BOLETÍN DE PRENSA

BOGOTÁ DEBE SEGUIR EJEMPLO DE MEDELLÍN EN MATERIA DE BÁSICO VITAL DE AGUA

dice concejal Jaime Caycedo



* Jaime Caycedo firmó en esa ciudad el Pacto Político "hacia una política estatal en defensa del agua como bien público y derecho humano fundamental".

* El agua no puede ser una simple mercancía en contravía de las necesidades de miles de bogotanos en condiciones de pobreza.



Bogotá.- El concejal del Polo Democrático Alternativo Jaime Caycedo expresó su sincera congratulación a la ciudad y al Concejo de Medellín por la adopción del llamado "consumo mínimo vital de agua potable" para las poblaciones de menores recursos económicos, paso que se concretará dentro de las próximas semanas, después de los estudios realizados por las Empresas Públicas Municipales (EPM) de la capital antioqueña.


Caycedo Turriago intervino como único concejal invitado de la ciudad de Bogotá en el Seminario Internacional "El agua en la agenda política", el cual se llevó a cabo el pasado fin de semana en las instalaciones y por iniciativa del Concejo de Medellín, en el marco de las acciones de respaldo al referendo por el agua, el cual procura llevar a rango constitucional y legal la protección del recurso hídrico como derecho fundamental y como bien público.


El concejal de Bogotá indicó que "es altamente satisfactorio que una ciudad como Medellín haya tomado la delantera en esta materia, alistándose para ser la primera metrópolis colombiana que reconoce la necesidad de establecer el consumo básico vital de agua para la población más pobre, muy a diferencia de lo que el señor gerente de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá ha planteado en el sentido de imponer una tarjeta prepago para estratos uno y dos, que no es otra cosa que condenar a los sectores más necesitados a un consumo de agua a cuenta gotas, dependiendo de la cantidad de dinero que puedan destinar para el pago del servicio semana a semana", señaló.


Caycedo Turriago dijo que Bogotá no sólo debe aprender de la experiencia de Medellín, sino que debe acelerar los estudios socioeconómicos y técnicos que lleven a adoptar esta urgente medida. "Una gestión socialmente responsable en este campo debe llevarnos, de manera rápida, a establecer cuál es el consumo básico vital en las condiciones de Bogotá. Hoy sabemos que cerca de 235.000 personas permanecen desconectadas del sistema de acueducto en la ciudad por física imposibilidad de pagar las altas tarifas del servicio. Combato firmemente la idea de que el agua sea un recurso mercantilizable, sujeto a las crueles condiciones del mercado. El agua es un derecho humano fundamental, indispensable para la sobrevivencia, pero además debe ser entendido y administrado como un bien común de toda la sociedad, en cuya gestión debe tomar parte la comunidad misma de manera organizada y consciente", afirmó Jaime Caycedo.


De acuerdo con los estudios realizados en la ciudad de Medellín por EPM, el consumo básico vital será fijado en 86,6 litros diarios por persona, por encima incluso de los 50 litros diarios que la Organización Mundial de la Salud ha recomendado. "Dichos estudios concluyen que es social y económicamente más costo efectivo fijar este básico vital que continuar con las políticas de subsidio a la demanda, pues aun así miles de bogotanos y colombianos no pueden pagar el servicio. Bogotá tiene que comprometerse con esta medida y garantizar por esta vía el agua potable a quienes por razón de las políticas neoliberales que mantienen en la pobreza a las grandes mayorías, no pueden acceder a este servicio esencial", finalizó.



No hay comentarios:

Publicar un comentario