domingo, 29 de junio de 2008

LA RENUNCIA DE URIBE, CONDICIÓN PARA LA DEMOCRACIA.

Comité Ejecutivo Central del PCC
La Corte Suprema de Justicia ha condenado a la ex congresista Yidis Medina por el delito de cohecho y ha pedido a la Corte Constitucional la revisión del fallo sobre constitucionalidad de la reelección presidencial. Argumenta que hubo “acciones delictivas” para forzar una mayoría en la Comisión de la Cámara que definió la aprobación del acto legislativo correspondiente, las que determinaron “una clara desviación de poder”. De acceder la Corte constitucional a la revisión, podría dejar sin piso el actual mandato presidencial. El presidente ha respondido en su estilo, con nuevos agravios contra la Corte Suprema; ha demandado ante la Comisión de acusaciones de la Cámara a los magistrados de la Sala Penal, lanzado una campaña propagandística oficial de desprestigio y propuesto un referendo para repetir las elecciones presidenciales de 2006. Desconoce, en consecuencia, las decisiones judiciales y plantea una dictadura plebiscitaria en la perspectiva de una nueva reelección. No se trata solo de un nuevo episodio de la crisis. Uribe busca romper las normas institucionales que consagran la separación de poderes públicos para afianzar una forma de dominación arbitraria. La actitud del gobierno denota la arrogancia prepotente de la presidencia, devenida en poder personalista y tiránico. Muestra el desgaste evidente del autoritarismo confrontado al poder judicial, uno de los componentes de la crisis en curso. Desenmascara la disposición a sostenerse en el mando a cualquier precio, pasando por encima de la propia legalidad existente. Siga..

No hay comentarios:

Publicar un comentario