lunes, 21 de abril de 2008

"OTRO HIERRO CALIENTE SE ROMPIÓ EN PARAGUAY"

El triunfo de Fernando Lugo como presidente de Paraguay muestra que los cambios en América Latina van hacia la izquierda.

La amplia coalición patriótica reúne numerosas fuerzas y movimientos que han luchado por un salto en dirección a lo nuevo. Es la búsqueda de soluciones a las graves desigualdades estructurales heredadas desde la dictadura de Stroessner y no resueltas bajo la hegemonía de las fuerzas oligárquicas.

El ex sacerdote refleja una disposición de lucha del pueblo, que se sobrepone a las calumnias movidas por los monopolios de la información. Se le macartizó como persona amiga del presidente venezolano Hugo Chávez Frías. Se llegó a afirmar su supuesta relación con las Farc. Se le tacha de populista, según la fórmula que Washington estigmatiza como amenaza a su "seguridad nacional".

No se puede tapar el sol con las manos. Mientras, en Colombia, Uribe intenta acuerdos por lo alto para salvar su narco-para-mayoría parlamentaria, con una cerrada negativa a la convocatoria de una Asamblea Constituyente, Lugo, en Paraguay, reclama junto al pueblo las medidas de corte social, de freno al neoliberalismo, de independencia frente al imperio, de reivindicación de los más pobres y olvidados.

Uribe dice que no hay que aventurarse en salidas que trastornen la institucionalidad, al referirse a la Constituyente, pero pretende reformar la Constitución para asegurarse una segunda reelección.

Felicitaciones al nuevo presidente de la hermana república. Una brazo solidario a las fuerzas unitarias de la izquierda paraguaya. Éxitos y firmeza en su proyecto emancipador.

Jaime Caycedo

No hay comentarios:

Publicar un comentario